martes, 14 de febrero de 2012

armas y redes



Cuando Eva Martos puso por primera vez los pies en la Facultad de Periodismo, sintió algo muy especial que no podía definir, no le temblaban las rodillas de la emoción, ni le faltaba el aire, ni le palpitaba el corazón, pero era sin duda un sentimiento extraño y diferente a todo, algo así como una rara mezcla de emoción, de sueño realizado, y de vis atractiva por ese lugar que siempre había estado entre sus anhelos más profundos... y allí estaba al fin, en la universidad, en su primer día de clase, con su mochila al hombro y una sonrisa de satisfacción de oreja a oreja, abriendo los ojos como abanicos, ávidos por encontrar las aulas de primero.
Siempre recordaría ese día y esas sensaciones inexplicables, y lo curioso del asunto, es que después de transcurridos tantos años desde aquel primer día de clase, ella seguía sin explicarse cómo se mantenían vivos en su memoria aquellos sentimientos y sensaciones, que, mirados de frente y objetivamente, en absoluto eran para tanto.
Los años universitarios pasaron volando; cada octubre, de nuevo en la facultad para comenzar el curso siguiente, segura de que se estaba preparando para ser periodista, una buena periodista, una gran periodista.
Segura, del papel y de la importancia que la comunicación jugaban en la vida y en la sociedad: el cuarto poder, como afirmaba con rotundidad y vehemencia, el poder que se le olvidó a Montesquieu en su famosa teoría de la división de poderes, !pobre!, llegó a pensar de él en algún que otro momento de exaltación... si Montesquieu levantara la cabeza hoy día, se tiraría de los pelos de no haber reparado en la prensa, al traste toda su teoría, !pobre!.  
Terminada la carrera y con unas excelentes notas que la avalaban, salió de la facultad dispuesta a comerse el mundo, pletóricos los ánimos por hacerse un hueco dentro de la profesión. 
Periódico a periódico, y medio a medio, Eva Martos fue pidiendo una oportunidad, impertérrita, con su título y notas en ristre, y una impecable sonrisa al más puro estilo profident, pedía y pedía trabajo de periodista, pero !nada!, no había nada, nunca había nada.
Los días y los meses iban minando sus ánimos, su ímpetu y su voluntad, y, cuando ya estaba a punto de tirar la toalla: eh voilà!, llegó su tan ansiada oportunidad en una cadena de radio local.
Al principio, aquel trabajo mal retribuido y de jornadas kilométricas, le parecía sencillamente gloria bendita: era su primer trabajo, sus primeros salarios... y aunque no llegaba ni a la categoría de mileurista, le habían permitido independizarse de sus padres; eso sí, en un pisito pequeño y destartalado, de un barrio modesto alejado de cualquier parte; pero Eva, comenzaba su vida autónomamente, y, esa aventura, desde luego bien valía sacrificios.
Tres años llevaba ya en aquel cuchitril, y en aquella emisora,  haciendo las mismas cosas, y sin más horizonte que la pesarosa reiteración, cuando oyó por primera vez a su mente quejarse, hablarle, decirle que estaba harta, que no tenía porvenir... nunca antes su propia mente le había protestado y ni mucho menos hablado, pero ahora, era un continuo runrún de dimes y diretes y quejas y más quejas. No sabía cómo parar aquello, y lo peor del asunto, era consciente de que aquella mente suya que le hablaba y hablaba, tenía razón... toda la razón, ¿cómo no iba a tenerla, mirando la vida que tenía y lo que le rodeaba?.
Se sentía saturada, el tema la desbordaba, y sin saber qué hacer, pues por mucha razón que tuviera aquella parlante mente suya, tampoco era cosa de contárselo a nadie, a ver, cómo explicarle a cualquiera que su mente le decía cosas, sin que la tomaran por chiflada a la primera de cambio, !vamos por Dios, era ya lo que le faltaba!!!. Sin embargo, a su apatía por la vida y el trabajo, se sumaba ahora la falta de sueño, pues esa mente torturadora no la dejaba descansar.
Sin poder dormir, y venga a oirla, y, pese a querer evadirse, acurrucarse en la cama y olvidarse del mundo, no le quedó otra que levantarse: !imposible -para su desgracia-, no escuchar aquel quejío constante de su mente!.
Fuera de la cama, medio catatónica y sin saber llenar en absoluto horas tan intespestivas, se sentó en su sofá como una autómata y comenzó a ojear la revista que yacía en la mesita, junto al teléfono. De pronto, lo vió, y todo comenzó a aclararsele en la cabeza. Allí, en portada, estaba Anastasio Onieva, el exitoso dueño de Zheta, inaugurando una de sus tiendas.


Continuará... en unos días, cuelgo el desenlace de la historia.
Mil besitos gordotes, y feliz sanvalentín


video



24 comentarios:

  1. Eso, que continúe porque esto me ha dejado a medias... Y eso no está bien, hombreya!!
    :)
    jajajajajaja
    Yo, que siempre he sido una periodista frustrada, pues como que me he sentido así como la muchacha. Ya sabes.


    Un beso grande, niña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja... Lou, continuará en breve pero, a ver cómo continuará, eh!, ¿y dices que te has sentío así como la muchacha?, uyuyuy, qué peligro mi Lou, qué peligro!!!

      Mil besazos gordotes a más no poder para tí, reina.

      Eliminar
  2. Yo también recuerdo un lejano día de principios de octubre cuando aún veía y soñaba con sueños de arqueólogo.
    Mi mente no habla, pero sí mi nuevo mundo de sombras ciegas que, en realidad, son luces de amistad y logros alcanzados.
    Sí, sí que continúe la historia de Eva que queremos saber cómo sigue.
    Cuídate mucho con esos besotes gordotes también para ti.
    Con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que arqueólogo, eh!, te diré Alberto que tengo una amiga que es arqueóloga y, ella, siempre me dice que eligió esa carrera por el aire mitad romántico, mitad de aventura exótica y misteriosa que le evocaba la arqueología desde siempre (y eso que aún no se había rodado En busca del arca perdida y demás)... así que ya ves, no sólo tú has tenido sueños de arqueólogo, corazón.
      Ahora, después de contestar a vuestros comentarios, pondré la segunda parte del relato ¿vale?, !y espero que te guste!

      Mil besitos bien gordotes

      Eliminar
  3. Muy bueno.

    Te leo un estilo más crítico, más ácido. No sé si lo dejas para el final el buen humor i la ironía. Lo que es has mostrado en esta entrada es buena escritura y sobriedad. Nos pintas unas vivencias que, generalizando, prácticamente hemos tenido todos. C'est la vie se dice en francés. Machado también: "se hace camino al andar".
    Dicen que si conviene hay que cambiar de camino si se ve que no es bueno, pero no de objetivo.
    A ver qué final tendremos. Espero ansioso!

    Un abrazote y los besos que quieras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... jajajaja, efectiviwonder hijo mío, para el final la ironía y el humor ácido... !no se te escapa una, Manel!!!.
      Como le he dicho antes a Alberto, hoy mismo cuelgo la continuación de la historia... ya me contarás si te ha gustado (la 2ª parte, se entiende)

      Millonazo de besitos gordotes

      Eliminar
  4. Hay!, me he contagiado de esa sobriedad y me he dejado decir: que me ha gustado el cambio, que me ha gustado el cambio!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias, corazón... hay que apostar por el eterno renovarse o morir ¿no?

      Otro millonazo de besitos gordotes

      Eliminar
  5. Peligro??? Claro, tú juegas con ventaja. Sabes cómo sigue esto! jajajaajajajaaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja... sí yo juego con ventaja, con las cartas marcadas y un comodín en la manga, y claro, ya me vale!! jajajaja... hoy mismo cuelgo el desenlace mi diablilla maravillosa (que espero que te guste)

      Millonazo de besitos mu gordotes

      Eliminar
  6. ¡Ay! ¡Qué cierto! Es muy difícil comenzar en todas las profesiones, a menos que se tenga un padrino grande y eso no le pasa a todos, claro. Y ya era hora de que la mente de Eva la acuciara un poco, es que sin ímpetu y sin ideas, adiós porvenir.
    Pero... ¡Ahora me quedé con la súper intrigaaaaaaa! Estaba convencida de que el cuento comenzaba y terminaba aquí mismo, jajajaja
    Esperaré ansiosa el desenlace. ¡Me encantó!

    Un beso gigantísimo, amorosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh sí, toda la razón del mundo: lo más dificil siempre en cualquier profesión es el comienzo, porque, aunque te prepares para ello en la universidad, normalmente sales bastante verde, ya me entiendes Lili, es la practica y el día a día los que te van dando el aprendizaje y la seguridad necesaria para avanzar -y ésto, en la profesión que sea-, y encima, ahora casi que peor, porque con esta crisis económica que tenemos en lo alto que no parece irse nunca de nuestra vera, y con esos más de cinco millones de parados, lo de encontrar un trabajo ya es épico, y los comienzos, en estos escenarios, aún peor, porque hay muchísima presión por todos lados... pero lo último de lo último, quedarse hastiada haciendo una y otra vez las mismas repetitivas cosas, anclada, sin avazar, y sin perspectivas... desde luego, una mente parlanchina en estos casos que te proteste y te dé quejas, es un puntazo, eso desde luego.
      Hoy mismo cuelgo la 2ª parte de la historia (ojalá te guste)

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  7. Has dotado a Eva de una personalidad entusiasta, inconformista y positiva, así que sólo podemos desearle mucha suerte... Pero mejor nos lo cuentas tú, mujer, que nos gusta más!
    Que pases un felicísimo fin de semana y que encuentres un huequecito para acabar la historia y ponerla aquí! No es una orden... pero casi, jajajaj!
    Muchísimos besos, pero muchosmuchosmuchos! :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh sí, con una personalidad entusiasta, inconformista, positiva... y práctica, a lo del fín justifica los medios que está la cosa mu mala, ya sabes.
      Felíz finde para tí también (por cierto, finde de carnavales. El próximo, espero estar en Cádiz entre carruseles de coros y chirigotas y cuartetos callejeros !un puntazo total el carnaval de Cádiz por si no lo conoces!)

      Millonazo de besitos gordotes

      Eliminar
  8. Montesquieu; se retuerce en su tumba, cuándo pasan la noticia de un niño muerto en un accidente narrado como si fuera una carrera de postas; no conformes empalman la noticia con el culo de una estrella .

    Me gusto mucho el relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !No solo Montesquieu es el que retuerce en su tumba por eso, estoy segurísima que -como dicen los gallegos de las meigas-, haberlos haylos que igualmente se retorcerán ante algo así!, yo misma (que aún no estoy en la tumba, y espero tardar lo suyo en llegar), me retuerzo profundamente con veintisiete mil patás en la barriga con esa prensa amarillista y de sensacionalismos... hoy día -y cada vez más-, los shows mediaticos y no mediaticos existen en todas las profesiones, ya me entiendes Peyote.
      Muchísimas gracias por tu comentario, corazón; paso ahora a colgar la 2ª parte del relato que, espero también te guste.

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  9. Hello, apm.

      Attractive works.
      You are the excellent artist.

      I thank for your usual and hearty support.
      And i pray for you and yours peace.
      
    Have a good weekend. From Japan, ruma ❃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ruma thank you very much.
      I also wish you a good weekend in Spain, is a weekend carnival, and, cosiguiente, full of fun (do not know if Japan is also carnival veek).

      A thousand kisses

      Eliminar
  10. Qué buena pintura de las expectativas antes del primer trabajo y antes diría yo, de conocer las armas del poder, que existen en todas partes. Me gusta lo escrito, tiene síntesis y un estilo limpio, aparte de mantener la atención del lector: Lo seguiré.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Nélida, ciertisimo... hay en el relato espectativas y armas: muchas espectitivas que no se cumplen, por lo que ¿armas, para que os quiero?, y, dicho ésto, !a por las armas!, -no de sangre, claro está, pero sí de otro tipo-, en el relato, más sibilinas, pues no en vano estamos escudriñando la mente de una mujer.

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  11. Has logrado retratar con suma elocuencia la constante incertidumbre que suele enfrentar el recién egresado. Los sueños armados a fuerza de pasión muchas veces se desinflan con rapidez cuando el camino trazado aparenta no tener sentido.
    Veremos qué le depara el destino a esta muchacha.
    (sigo leyendo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Neo, te respondo un poco tarde, pero es que hasta ahora -y por pura casualidad, además-, no me he dado cuenta de tu comentario, mil perdones por favor. La verdad, tienes toda la razón, yo recuerdo cuando salí de la Facultad y me enfrenté a mis primeras entrevistas de trabajo, y el desasosiego y el desánimo tan descorazonador cuando ibas de un sitio a otro y no te cogían !anda que no odiaba yo la frase: lo siento, pero no tiene usted experiencia!, ¿pero cómo iba a tener experiencia si no me daban un trabajo?... recuerdo una compañera que optó por la vía rápida y se digamosle ofreció a algo más que a trabajar en una oficina... consiguió trabajo pero a un altisimo coste personal, un precio demasiado alto, para luego darse de bruces, porque, efectivamente, todo se desinfla.

      Millonazo de besitos gordotes

      Eliminar
  12. Querida Amiga: En México, cada día se desaniman los chicos a seguir una carrera, debido a las poquísimas oportunidades de empleo que existen. Y nadie puede darse el lujo de estudiar sólo por saber.
    Es triste, más si añades que las mujeres tienen muchas menos oportunidades de encontrar empleo, que los hombres.
    Mi cariño : Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dora querida, no me había dado cuenta hasta ahora del comentario, te contesto, pero antes que nada te pido perdón por habérseme pasado por alto... no es que las mujeres tengan más oportunidades de encontrar empleo que los hombre, claro que no, -es más, en determinados sectores laborales, las mujeres parten de una posición desfavorecida, ya que tradicionalmente son de hombres y se sigue prefiriendo al varón por inercia o por costumbre, no porque esté necesariamente mejor preparado-. Lo que sí es cierto es que a veces, hay mujeres que optan por anteponer a su preparación, sus propias armas de mujer, y el sexo, quieras que no, más tarde o más temprano se termina, y lo que hace es complicarlo todo sobremanera... realmente no es solución, nunca es solución.

      Millonazo de besitos gordotes

      Eliminar