domingo, 20 de diciembre de 2009

la incuestionable relatividad


Londres, 14 de diciembre de 2009


Queridos padres:

Os extrañareis que os escriba esta carta en vez de hablar con vosotros desde Internet, mirándonos en la pantalla del portátil, pero es que lo que voy a contaros no he querido decíroslo cara a cara, con angustia y con nervios, sino de una forma menos caliente, más sosegada, por eso os escribo esta carta que, os rogaría la leyeseis juntos, sentados cómodamente y en voz alta. Tranquilos, estoy bien, ya me veis cuando hablamos, estoy bien, de verdad que estoy bien.

Comienzo por deciros que hace mes y medio empecé a salir con un chico inglés aunque de origen paquistaní que trabaja en el McDonalds de enfrente de mi colegio. No sé como explicároslo pero me enamoré de él súbitamente, como en un flechazo de los del autentico Cupido, se llama Khalid y es guapísimo, maravilloso e ideal. Tiene 18, dos más que yo, pero parece que no nos separaran dos años ni dos culturas ni dos formas de vida, sin duda estamos hechos el uno para el otro. Le quiero muchísimo, tanto, que no podría vivir sin él.

Khalid vive en Cresham Road, pasado el Támesis, en el sur, en Brixton, muy cerca de la Mezquita y no muy lejos del Mercado. Tiene un apartamento pequeño de una habitación con baño y cocina, y aunque chiquito, coqueto.

Mamá, papá, yo le quiero y él me quiere, nos queremos mucho y eso es lo importante ¿no creéis que eso es lo más importante del mundo entre dos personas?, los dos somos felices, muy felices, de verdad. También he de deciros que llevo una semana que no me encuentro del todo bien, con vómitos, sueño y algún que otro mareo. La psicóloga del colegio me recomendó que me hiciera la prueba del embarazo y, cual no seria la sorpresa que nos dió positivo. Estoy embarazada. Al principio tuve miedo, mucho miedo y mucha angustia, no sabía que hacer y pensé que lo mejor sería abortar, pero Khalid está muy contento con el niño y hemos decidido tenerlo, un hijo es una cosa hermosa, mamá, tú misma lo has dicho cientos de veces, así que lo tendremos y viviremos juntos Khalid, yo y nuestro niño, ya nos la arreglaremos.

Espero que pese a lo inesperado de esta noticia os alegréis, que no os resulte traumático, al fin y al cabo será vuestro primer nieto. No tenemos intención de casarnos de inmediato, pero si hemos decidido que lo mejor es que vivamos juntos. No es que yo viva mal aquí, en esta residencia tan buena en el centro mismo de Londres, pero es que mi vida requiere ahora más del amor que de lo académico, así que cuando den las vacaciones de Navidad no iré a casa, sino que me quedaré aquí con Khalid y en enero, no volveré al internado. No se aún cómo, pero terminaré el bachiller, os lo prometo, creedme por favor, creedme y comprendedme, os lo suplico...

Papá, mamá, respirad hondo, ya que nada de ésto es verdad: no me he enamorado, no conozco a ningún Khalid, no estoy embarazada y no voy a dejar la Residencia; pero lo cierto y verdad es que he suspendido Matemáticas, Historia, Química y Biología. Así pues, poned el grito justo en el cielo que corresponda, pues incluso los suspensos, todo, es incuestionablemente relativo.

Vuestra hija que os quiere,

Lucía

miércoles, 9 de diciembre de 2009

un beso de poeta



Le gustaba mirar el puente Triana desde su balcón, sobretodo ahora, asida como estaba a su silla, podía tirarse las horas mirando el deambular de personas por las barandas del puente que exibían mundanas el sortijeo de candados de amor, como aquellos del puente Milvio, puestos por los enamorados como una forma de sellar su pasión tirando luego la llave al río, que jamás Federico Moccia imaginara que una novela suya transpasara fronteras de esta forma.


Le gustaba mirar el puente, le gustaba; en realidad, siempre le habían atraído sobremanera los puentes, mucho más allá de su realidad física como punto de conexión entre orillas, le generaba un profundo simbolismo esa unión de distancias o de voluntades que para ella significaban los puentes y el tender puentes, quizá por eso también un puente era una sucesión de días de asueto, sin trabajo, como una mano tendida hacía la otra orilla, la de los sueños, la de la ilusión.

Y mientras intentaba, cual Sherlock, dilucidar desde su ventana la vida de quienes iban y venían por el puente, una punzada amarga le atenazó el ánimo, e igual que el ladrón vuelve al escenario del robo, su mente volvió a Estambul, a aquel puente tres años ha, en donde con su chico, en la moto, las piernas se le pararon para siempre, asfixiadas entre hierros y asfalto.

Ya no le dolía el recuerdo pese a la prisión de la silla, pero le resultaba liberador mirar aquellas fotos cómplices llenas de movimiento.
Mecánicamente, como si de un ritual se tratase, cogía la caja de bombones donde las guardaba y miraba, -de soslayo a veces y despacito otras-, aquellas fotos felices: en la mezquita azul, frente al palacio Topkapi, sentados en Santa Sofía, comprando en el Gran Bazar, contemplando sonrientes los puentes del Bósforo... justo en ese momento algo sucedió, algo debió suceder justo mientras sostenía esa foto en el puente, porque oyó como alguien le susurraba aquel poema al oído

"Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela...

No quería volverse, no quería moverse, no quería respirar, no fuera a deshacerse la magia, mientras seguía sintiendo la voz susurrante y cálida de Espronceda tocando sensual su oído...

la luna en el mar riela
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul,
y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Estambul...

Notaba su aliento acariciándole la piel y el suave roce de su boca al pronunciar las palabras, su corazón trotaba acelerado, estaba a punto de estallar, y ella allí, hierática, sin querer moverse, sin respirar, no fuera a deshacerse la magia...

que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar..."

Así, sin distinguir entre realidad y delirio, sintiendo intensamente la caricia de esos versos, quieta, sin moverse, sin querer respirar, saboreando la magia, notó como su lágrima, transgresora de la ley de quietud, corría desbocada mejilla abajo, pero Espronceda, al quite y don juan, la atajó con un beso apasionado.

Sed felices querid@s. Mil besitos

martes, 1 de diciembre de 2009

Marilyn trabaja en contabilidad


Querid@s
blogger, muchísimas gracias por vuestros cariñosisimos comentarios a mi primer micro relato, gracias miles por dios, que entre todos me habéis subido un poco los colores con esos estupendo y con esos ánimos para un siguiente relato, y, en este sentido, en la tónica de que si no hay dos sin tres, por las mismas no habrá uno sin dos, ahí va el segundo:

La mañana estaba densa, densa de papeles, densa de números y densa de humores; agotaba la vista tanto ir y venir del despacho de Rosa, la jefa, la arregladora de impecable sonrisa fría, gélida, quemante como el ácido, la del ésto es lo que hay y punto... sí, agotaba la vista, minoraba el ánimo, y a la vez, acrecentaba la nube de nervios que amenazaba con volverse tóxica por momentos.

- Marina, dile a contabilidad que quiero el balance, ya. Y Marina, diligente, transmitía por teléfono con voz firme pero exquisitas las formas, las órdenes de Rosa.

- Marina, hace diez minutos que pedí el balance ¿que pasa en contabilidad que no.... no le dió tiempo a terminar la frase, que quedó flotando, alevosa, con su carga de retintín como un eco por el teléfono, cuando, se abrió la puerta del despacho, y apareció uno de los nuevos trayéndole la carpetilla azul con el balance.

Algo después, en el patio, mientras fumaba el cigarrillo de las doce con su secuaz adjunta, se oían perfectamente y a posta las quejas sempiternas, a degüello, destilando mala leche, sobre el escaso interés por el trabajo de algunos departamentos, su justita profesionalidad y la inadecuación de sus actitudes. Las palabras, altas adrede, se colaban por las ventanas abiertas y entraban como borbotones al común conocimiento de todos.
Y en ese bullir malévolo de comentarios, Carmen la de cuentas, con las manos llenas de facturas para archivar, antes de pasar por el patio, respiró hondo, y altiva, con extrema galanura y dignidad, provocando cual Marilyn, y moviendo el culo, pasó por entre medias hacía el archivo. Al instante, sintió sobre su espalda como se le clavaban cual puñales, dos miradas asesinas.


Sed felices. Mil besitos


miércoles, 25 de noviembre de 2009

el ascensor



Querid@s
bloggers, hoy, mi primer micro relato..... A las siete menos diez, como normalmente a diario de lunes a viernes se abrió el ascensor y entró ella, como siempre buscando algo en su bolso, como siempre, volviéndose hacía el espejo.
Siempre pensaba amablemente en estos momentos, condescendiente siempre, allí, en ese metro cuadrado preñado de espejos, y no recordaba ni cuando ni donde ni porque había dejado de pensar, -como el resto-, que el ascensor era un lugar frío, inhóspito y hasta ridículo, un cuchitril claustrofobico que solo es aceptable porque cumple su función de ahorrar escaleras, sin embargo a ella le parecía amigable, sobre todo, a esa primera hora de la mañana, a esa hora en la que buscando en su bolso lo miraba y se miraba.

Claro que había sentido a veces esa sensación incómoda de cruzar miradas con algún vecino y nada de que hablar, ni tan siquiera el manido tema tiempo, tan socorrido en la fugacidad del viaje al 5º o al -1, pero a esa hora, hablaba el silencio mientras todo dormía, la casa dormía, los pasillos dormían, el rellano dormía y el ascensor, vivo e insolente, la llamaba con su luz y sus espejos, invitándola a entrar y provocándole siempre la primera sonrisa, cuando, al sacar por fin del bolso su barra rouge Gabrielle de Guerlain se pintaba los labios mirándolo, mirándose.

Al llegar al bajo, la última mirada como un guiño antes de cerrarse las puertas, luego, cinco pasos hacia la salida, por el portal, respirando, -que suene la claqueta- un, dos, tres, acción: !a por el día!.

Sed felices. Mil besitos



jueves, 19 de noviembre de 2009

¿y tú, que dices?

video

Que vivan las mujeres que no escuchan canciones románticas, y las que lloran con ellas también.

Que vivan las mujeres que sueñan con dormir, y duermen.

Que vivan las mujeres que apagan 60 velas porque cumplieron 60 años.

Que vivan las mujeres que dejaron de ordenar las cosas que los demás desordenaron.

Que vivan las mujeres que tienen hijos, y las que los perdieron también, que vivan.

Que vivan las mujeres que saben que un palmito jamás superará un pedazo de chocolate.

Que vivan las mujeres que se atreven a vivir, las que se atreven a vivir... a vivir.

Que vivan las mujeres que dejaron de preocuparse por lo que piensa el resto, y que sin embargo, siguen preocupándose por los demás.

Que vivan las mujeres. Que vivan las mujeres.


Querid@s bloggers, antes que nada quiero dar las gracias a mi amigo Paco Cabrera que es quien me ha pasado el vídeo, al que le gusta el Bosé de Bandido en adelante, Diego el Cigala y los Archivos... gracias. Por supuesto que yo me sumo a este "que vivan las mujeres", !faltaría más, soy una de ellas!, pero... ¿y vosotr@s? ¿os sumariáis a éste, con estas mujeres, con estas de aquí?. Millonazo de besotes, de esos que virtualmente os mando: inmensamente gordos, gordísimamente sonoros. Sed felices, por fa.

jueves, 12 de noviembre de 2009

nada hay mas triste que ser ciego en Granada

,

Querid@s
bloggers, reza un azulejo en una pared frente a la catedral de Granada esta sentencia "dale una limosna, mujer, que no hay nada más triste que ser ciego en Granada". Estos versos anónimos que corren hoy como refranillo popular por toda la ciudad y fuera de ella, llegaban a emocionar al maestro Ayala que, los conocía bien desde pequeño. Le emocionaban, sin duda, primero, porque hablaban de su tierra, esa que -aunque dejes-, es como el vientre de tu madre, algo indisolublemente unido a ti mismo por siempre, y, en segundo lugar, por su certeza evidente, Granada, es en verdad una ciudad hermosa.

Y así, con Granada, quiero comenzar, con esas vistas soberbias que desde el Albaicin tenemos de la Alhambra, con esas vistas que tanto vió, tanto quiso y tanto guardó en su memoria el maestro.

He de deciros querid@s, que no pretendo hacer un homenaje a ese gran escritor, no, yo quiero dedicar esta entrada a Paco Ayala, Paco, como le llamaba él, Federico, por supuesto García Lorca. Quiero escribir sobre el hombre y no sobre el escritor, sobre Paco, ese bisabuelo centenario que falleció la semana pasada.

Ya sabéis, que Paco y Federico eran granainos y coetáneos, ambos incluso estudiaron en el mismo instituto, en el "Padre Suarez", aunque no llegaron a tratarse por entonces, ya que Paco, era ocho años menor que Federico, edad de sobra para no auspiciar una amistad de infantes. Es curioso que según los expedientes académicos de ambos que aún obran en el IES Padre Suarez, Ayala era un alumno muy aplicado aunque fallaba en matemáticas, mientras que Federico no era demasiado buen estudiante. Cuando Ayala cumplió 100 años, su instituto -aún hoy a pleno funcionamiento en la ciudad-, le rindió un homenaje regalándole la copia de todo su expediente, que el maestro recogió entre lágrimas por la emoción del recuerdo de aquellos años y, especialmente, al ver aquella solicitud de ingreso escrita a mano por él mismo: un escrito suyo de hacía 90 años.

Ayala vivió en Granada dieciséis años, sus primeros dieciséis años, en toda su vida no fue ésta la ciudad donde más residió, pero si fue la que más le marcó, nunca perdió ese acento suyo, nunca el recuerdo de su casa del Albaicin, con su patio y sus columnas, donde su madre plantaba y cuidaba rosales y azaleas.

De Granada a Madrid, allí le esperaba la Universidad (Derecho y Filosofía), y es allí, en Madrid, donde entablará amistad con Federico y conocerá a personalidades influyentes de la vida cultural del momento: Ramón Gómez de la Serna, Rosa Chacel, Max Aub, Dámaso Alonso, Edgar Neville, Rafael Alberti, María Zambrano, Manuel Altolaguirre, Vicente Aleixandre, Pedro Salinas, Ramón J. Sender, Ortega y Gasset.... !madre mía, qué cabezas y, qué momento!, !como me hubiera gustado a mí asistir a esas tertulias con la Generación del 27, y como me hubiea gustado conocerlos a todos, pero especialmente, a Lorca!... Ortega, ejerció sobre él gran fascinación, siendo asiduo a sus famosisimas tertulias.

Por estos años madrileños llegó incluso a entrevistar a Federico -que ya era un poeta y dramaturgo conocido- para la Gaceta Literaria, y allí, un catorce de abril, vió como se inundaban las calles y plazas de la Villa de gente y de banderas tricolores.

Federico, por entonces, le regaló un Romancero Gitano dedicado, este libro -querido y cargado para él de simbolismo- se quedó en su biblioteca cuando tuvo que dejar su casa y el país en plena guerra civil. Posteriormente, y ya de vuelta en España, se interesó por aquellos libros de su casa, por aquella biblioteca dejada cuando salió hacia el exilio, y de la que sólo quería recuperar dos libros, su Romancero Gitano y un libro de Azaña... no fué posible recuperarlo, el libro, como tantas y tantas cosas, se perdió en aquella guerra.



De la guerra civil guardó siempre un profundo dolor, le tocó vivir el fusilamiento de su padre en Burgos, el apresamiento de sus hermanos, y la ejecución del menor cuando intentó huir al ser llamado obligatoriamente a filas. A duras penas pudo sacar del pais a sus dos hermanos y llevárselos con él, -ya huerfanos de padre y madre (pues su madre murió apenas unos meses antes de la contienda, y menos mal, recordaría siempre aliviado !que sufrimiento mas atroz para mi madre de haber continuado con vida!)-.

La muerte de Federico le conmocionó, y siempre la consideró como un símbolo de la tragedia, por eso, no era partidario de que se desenterraran sus restos.

Su exilio por Argentina, Brasil, Puerto Rico y Estados Unidos nunca lo recordó ni lo vivió con rencor, pues, desde su marcha, siempre tuvo el ánimo decidido a rehacer su vida al otro lado del océano.
Guardó siempre muy buenos recuerdos de aquellas tertulias en el café Tortoni con los exiliados que ya estaban, y los que iban llegando a Buenos Aires. Y es allí, en Buenos Aires, donde conoce y entabla amistad con Borges, ya por aquel entonces encumbrado en un dios literario.

Su vuelta definitiva a España la hace ya de abuelo, su única hija Nina -de su primer matrimonio con Etelvina Silva- tiene una hija, su nieta Julieta, quien, a su vez, le hace por tres veces bisabuelo; su descendencia, netamente marcada por el género: una hija, una nieta, tres biznietas.

Ya sexagenario conoció a Carolyn Richmond, su segunda esposa, quien compartió con él la última etapa de su vida. De una vida larga que él decía era consecuencia de tres cosas: la miel -que tomaba a cucharadas-, su vasito de whisky por la tarde, y un poco de buena suerte con la genética. Me gustaba Ayala, me gustaba porque siempre que le ví (en televisión, en la prensa) me transmitía bondad, porque su vida fue fascinante, con altibajos, como todas las vidas fascinantes, y por esa energía suya que se rebelaba como las actitudes adolescentes, insolente, frente a las leyes de la física. Me gustaba Ayala. La mayoría de las personas que lo conocieron coincidían en que tenía una mirada especial, y de su físico enfatizaban en sus ojos, y como no, en su lucidez. A mí, siempre me llamaron la atención sus manos, esas manos de dedos largos que apretaban fuerte en los saludos, esas manos que escribieron que la patria de un escritor es su lengua, y que callaron algunas cosas, pero siempre por respeto a los demás, esas manos que alguna vez, habrían dado limosna, porque no hay nada más triste que ser ciego en Granada.


Os dejo querid@s , sed felices por favor. Besitos


sábado, 7 de noviembre de 2009

los reyes también lloran (continuación)


Querid@s
blogger, como prometí la semana pasada, continuaría con esa relación epistolar entre Felipe IV y su querida amiga Luisa Enriquez, condesa de Paredes, vaya pues, que lo prometido es deuda:
...
me hacéis soledad, Condesa...

He querido descansar mis congojas en vos por la confianza que tengo en vuestra persona, y por el amor que os profesé y os profeso. Busco el consuelo de vos, porque también sé el amor que me tenéis, y la dedicación con que me habéis servido en todo tiempo en cuerpo y alma entera.

Encomendadme siempre a Dios, Condesa, pues éste que arrastro es de los males que solamente su poderosa mano puede aplacar. Toda fe es menester para conformarse con los golpes que he venido encajando, pues he llegado hasta aquí, cual vos podéis juzgar arrastrando hartos padecimientos, y ya que no he perdido aún el juicio y la vida entre tantas amarguras, es que debo de ser del mismo bronce en que han fundido mi figura para el Alcázar.

Muchos han sido Condesa los sucesos que me han tenido en jaque, y conmigo la felicidad del Reino, de los que os quiero hacer memoria.
Ya sabéis como se levantó Cataluña por la primavera pasada, alentada por los apuros económicos de la Monarquía y por la guerra contra Francia. Desde luego la deslealtad no camina junto con la inteligencia, pues hicieron deserción de quien tachaban de tirano, en busca de libertad, para someterse por voluntad propia a la tiranía del extranjero. Buscando la paz hallaron guerra, y en guerra estamos contra el francés en los campos de Cataluña.

Perdimos Portugal por las pasadas Pascuas, que se levantó aprovechando la ocasión de la revuelta catalana. Malas fiestas de Navidad tuvimos entre unos y otros. En aquel final del año los portugueses se habían puesto sobre el Guadiana, frente a las tierras del Marqués de Ayamonte. Los nobles lusitanos juntaron grandísimo concurso de gente revuelta, amenazando a la Andalucía.
Mandé al Duque de Medina Sidonia a que reuniera en Ayamonte fuerte aparato de hombres y armas con que combatir el levantamiento y marchar sobre Portugal, con el intento de sujetar a los revoltosos y devolverlos a nuestra obediencia. Es el de Medina hombre de más sangre que de ingenio, y así lo teníamos reputado, pero habiéndonos servido en el pasado como gentilhombre de nuestra Cámara, y siendo cabeza de una de las más grandes familias de España, que tantos servicios ha prestado a la Corona, gozaba la merced de nuestro Capitán General de la Mar Oceana y de las Costas de la Andalucía.

Muy poco antes de la sublevación había casado la hermana del Duque de Medina Sidonia, doña Luisa, con el infausto Duque de Braganza, y hoy se encuentran por su traición convertidos en reyes de Portugal. Bien que no quise creerlo, comencé a tener por cierto el hecho de que entrara el Duque en tratos para no impedir que el de Braganza mantuviera su corona sobre sus sienes, lo que era tanto como encumbrar a reina a su hermana. Me duele en lo profundo, Condesa, ver tanta deslealtad en familia tan ilustre, que mira antes por su esplendor que por el bien del Reino y de su señor.

Harto ha sido poderos escribir hasta aquí, Condesa, que se me parte el alma en el relato de mis padecimientos, mas paréceme que oye Dios nuestras plegarias, pues va haciendo lo que pedimos. Hubiera sido mal golpe si se hubiera perdido la Andalucía. Las cosas de allí se van afirmando, con que espero volverán a su primer estado, si bien de una enfermedad grave se convalece despacio.

No me olvido de vos, ni dejareis de hacerme soledad, pues son muchas las cosas que me hacen memoria de vos. Tenedme presente en vuestras plegarias, y escribidme de cuando en cuando.

Dios os guarde como deseo.

Yo, el Rey


No quiero terminar esta entrada sin dar las gracias a mi amigo y director del Archivo General de Andalucía Joaquín Rodríguez, que me mostró que un Archivo no es un retortero de papeles y carpetas aglutinados cronológicamente, sino que, todo lo contrario, es más bien el guardián de la memoria de nuestra historia, y como toda memoria, atesorador de momentos y documentos valiosos sin los cuales nuestra visión hacia el pasado no sería la misma. Pienso que los Archivos son los grandes olvidados, los hermanos pobres de las instituciones culturales, y pienso que, en justicia, deberían gozar del mismo estrato y prensa de Museos y Bibliotecas, y en la libertad que me permite esta entrada, os animo a tod@s a que os acerqueis a los Archivos, os están esperando miles de documentos que narran miles de historias, !adelante, dejaos seducir!. Besitos. Sed felices, por fa


sábado, 31 de octubre de 2009

los reyes también lloran


Querid@s
bloggers, hoy ha sido un día algo especial, sin duda, porque es que hoy entre mis manos he tenido trocitos de historia, instantes capturados en papel, y con mimo encorsetados en carpetas de cartón neutro, ya sabéis, esas carpetas especiales donde se guardan los documentos valiosos para ser preservados de una inexorable ley del devenir, por la cual, todo cambia por el mero transcurso del tiempo. Hoy, he tenido entre mis manos documentos históricos del Archivo General de Andalucía. Hoy, mis dedos han rozado despacito, muy suavemente, palabras escritas en una grafía antigua, que atrapadas por el papel y por el tiempo un día salieron de las manos, del corazón y de la cabeza de Felipe IV, todo un epistolario de cartas escritas por el rey a su amada amiga Luisa Enriquez, condesa de Paredes.

No se querid@s si alguna vez os habéis asomado a un documento histórico, pero el solo pensar que eso que ves, tocas y hueles lo escribió una persona que existió cuatro siglos atrás, una persona que ocupa un lugar destacado en la historia y al que has tenido que estudiar en el instituto, solo de pensarlo, da un vértigo que te acelera la respiración y te hace sentir que ese momento es sin duda diferente, algo así como si una atmósfera liviana y atemporal envolviese el espacio y enmarcase la escena contigo dentro. Y allí estaba yo, sosteniendo las cartas de Felipe IV, de alguna manera emocionada, porque al igual que existe una relación emocional con las palabras, cuando por ejemplo leemos en alto un poema, también existe una relación emocional con el documento histórico, porque tocas, tienes y ves un papel, el mismo que tocó, tuvo y vió el mismisimo Felipe IV, ese rey que sale reflejado en las Meninas de Velazquez.

Ese rey que nació en 1.605, -año en que Cervantes publica la primera parte del Quijote-, que era una persona tímida y sensible, amante de placeres, rico en cultura y aficiones artísticas, con un cómputo mayor de bastardos que de hijos legítimos, mecenas sin excepción de la pintura y el teatro, y protector indiscutible de Velazquez, su pintor de Corte. Ese rey, que se me ha mostrado hoy además como un hombre, un hombre sensible que le escribe a una muy querida amiga dejando al descubierto un abanico de sentimientos.


Como no se leer castellano con grafía y usos antiguos, he aprovechado la traducción de esa correspondencia, y voy a exponeros resumidos algunos párrafos de las cartas de Felipe IV a su amiga la condesa de Paredes; juzgad vosotros mismos:


Palacio, 1.644

Condesa,

Han sido largos los días pasados desde que os pude escribir por última vez, pero han pesado en mi ánimo como años de privación y de penitencia. Ya sabéis la vida ocupada que llevo en los últimos tiempos, en los que voy de continuos sobresaltos; aprendo con los años a pagar el precio del trono, pues la vida que espera al pastor que pretende cuidar de su rebaño no es más que un permanente desasosiego.

Me hacéis soledad, Condesa. Esta casa está más vacía desde que partisteis de nuestra compañía. Harto me holgara de poder hallarme con vos, y de que se dispusiesen las cosas de manera que el Palacio estuviera en la vecindad de vuestro regazo. Todos los males no los sintiera por llegar a veros. Sobre todo ahora, en que me abruman los muchos pesares que me rodean.

(continuará...)

Y ahora os dejo querid@s, ya sabéis, sed felices, todo lo más por favor. Besitos. Mil besitos. Prometo continuar la carta en la próxima entrada.


jueves, 22 de octubre de 2009

la lluvia en Sevilla es pura maravilla


Querid@s bloggers, llueve... llueve en Sevilla, es la primera lluvia de la temporada, y nos ha cogido de improviso, casi a traición en este verano del sur que parecía eterno, y precisamente por ser la primera -y claro, por lo que reza la frase que da título a la entrada-, esta lluvia de hoy es, por supuesto, muy bienvenida. He de deciros que la lluvia en Sevilla es una lluvia fina, sosegada, rítmica, casi se diría que musical, de esa que purifica el entorno pero que no cala hasta los huesos, de esa que deja charquitos donde poderse reflejar la Giralda: efectivamente, pura maravilla.

La frase, la hizo famosa Audrey Hepburn en la película My fair Lady, ya sabéis aquel maravilloso musical donde un excéntrico lingüista (el profesor Higgins), conoce a una vendedora callejera de flores (Eliza Doolittle, nuestra Audry) y, se apuesta con su compañero y amigo (el coronel Pickering) que en seis meses sería capaz de hacerla pasar por una dama de la alta sociedad, simplemente enseñándola a pronunciar adecuadamente el inglés


No se querid@s si en verdad se puede pasar de callejera a dama por el solo hecho de saber hablar bien una lengua, y, no obstante la importancia del lenguaje que desde luego reconozco, parece que es opinión generalizada de entendidos, que cada vez tenemos un mayor empobrecimiento del idioma, que en nuestro diálogo cotidiano cada vez utilizamos menos términos, y que los jóvenes, inmersos en las nuevas tecnologías en donde todo exige velocidad, podan y deforman el lenguaje en sus comunicaciones, que cada vez se asemejan más a una jerga jeroglífica.

Decía Borges que el lenguaje no lo hace la Academia ni el Poder ni la Iglesia ni los escritores, que el lenguaje lo hacen los cazadores, los pescadores, los obreros, los campesinos, los caballeros y los tipos sinceros, y, en este sentido, el lenguaje evidentemente es algo vivo y cambiante como la sociedad, es adaptativo y permeable, de ahí que nuestra Real Academia haya aprobado la inclusión en el Diccionario de términos como pen drive, chiste verde, animal de bellota, subidón, paganini, o cuerpo de jota.

Yo estoy totalmente de acuerdo con este fluir de palabras y términos, y esta innovación adaptativa de nuestra lengua, y ahora, que todos los escaparates de las tiendas están llenos ya de calabazas, brujas y zombis (ya sabéis, la invasión comercial del Halloween), me gustaría que la Real Academia cuando integre el término -que no me cabe duda que integrará-, lo haga españolizándolo: jalogüín. Si ha de invadirnos la cultura de la comercialización de la noche de las brujas y los muertos vivientes, que por lo menos sea en plan castizo, con su j, su diéresis y su acento en la i: jalogüín


Os dejo querid@s con este vídeo de Cruz y Raya que es una genialidad, como aquel de "Encarna estoy haciendo empanadillas porque mi hijo está en la mili..." de Martes y Trece. Sed felices. Mil besitos gordos



video


viernes, 16 de octubre de 2009

días de vino y rosas


Querid@s bloggers, el sábado pasado fui al teatro, que, dicho sea de paso sabéis que es una de mis pasiones pues, de todos los espectáculos artísticos considero que es el más emocionante, el más vivo, el más mágico, el más absolutamente cautivador. Daros cuenta que cuando se levanta el telón ya no hay marcha atrás, y los personajes tienen que cobrar vida allí mismo, delante tuya, con sus diálogos, sus tiempos, su ritmo... todo único, todo mágico, emoción a tope, cada función irrepetible en sí misma, algo, literalmente especial, enfin !que puedo deciros yo si ya veis que soy una teatrera patológica!

El sábado, como os decía, estuve allí, en el Lope de Vega, en el teatro, viviendo en directo el deterioro de una pareja, viviendo como Sandra (Silvia Abascal) y Luís (Carmelo Gómez) se amaban y también se destruian a consecuencia del alcohol.

Ya supongo sabéis, querid@s, que días de vino y rosas es una obra de Miller de la cual, en 1.962 Blake Edwards hizo aquel soberbio peliculón interpretado por Jack Lemmon y Lee Remick. Tanto aquella (la película) como ésta (la obra de teatro) sorprenden por la transmisión del dramón que encierra esa historia de amor y ruptura de una pareja que se ama, pero que se hunde cada vez más en ese camino de difícil retorno que es la bebida, hasta el punto de tocar fondo y llegar a su autodestrucción.

Pese a sus años tanto en pantalla como en escena, sigue siendo una obra tan actual y real como entonces, tan dramática y sutil como la vida misma, que sigue escupiéndonos muchas Sandras y Luises ¿porque bebemos tanto?, ¿porque toda celebración la asociamos inmediatamente con la bebida?, ¿porque socialmente somos tan tolerantes con el alcohol?... fue tremendamente impresionante la escena en que ese Luis, sólo en el escenario, se dirigía al público cual sesión de Alcohólicos Anónimos, y nos decía entrecortadamente a nosotros -convertidos en colegas alcohólicos por un momento-, que sólo quería parar un poco y respirar, que quería quitarse esa angustia que le perseguía, esa culpa dolorosa de haber sido precisamente él, el inductor de Sandra en su camino hacía el alcohol. Quitaba la respiración la escena !impresionante, absolutamente impresionante!


Toda adicción, queridos es perversa, dura y dolorosa, porque te quita algo de tí -poco o mucho o todo- y te convierte en otra cosa, en alguien distinto al que eras, a aquel de entonces, y recuperar las riendas de ese que fue y que ya no es, desde luego debe ser una lucha titánica de uno con uno mismo, como he leído del propio Carmelo Gómez, es sentir de pronto que estas sólo en medio de un bosque hostil y umbrío, y que las miguitas de pan que dejaste para señalizar el camino, como en el cuento, se las han comido los pájaros o el ogro cruel, y ahora te ves sólo, perdido, y encima, en la piel de ese otro que eres pero que no eras... !difícil retorno!, !cuan difícil volver!


Os dejo querid@s, ya sabéis, sed felices por fa, felices pero sin la compañía del alcohol. Y sí, ya se que no se os ha pasado por alto mi mutismo sobre la interpretación, que en actorazos tan geniales como Silvia y Carmelo, es evidente que huelga, claro, ¿como transmitiros la cantidad de emociones que me hicieron sentir ellos a mí?, realmente decir que estuvieron magníficos, maravillosos y espléndidos es de verdad parco y poco, ojala supiera expresarme mejor, ojalá supiera decir esas palabras que llenan de colores y sonidos y caricias los sentidos y el corazón. Mil besitos



jueves, 8 de octubre de 2009

si quiero



Querid@s bloggers, el sábado 3 de octubre fuí a una boda en Triana, ya sabéis, ese barrio castizo de Sevilla, allí, en su emblemática iglesia de Santa Ana (aunque a decir verdad, todas las iglesias de este barrio por una o por otra razón son emblemáticas) se casó mi amigo Salva.

La boda fue preciosa, y ni que decir tiene que los novios (y acompañantes) iban más bonitos que un San Luis; todo resultó entrañable, tanto ceremonia como ulterior celebración, por lo que al final, nos volvimos a casa con un sumatorio enorme de momentos deliciosos y desde luego felices.

No obstante, tengo que confesaros que yo, -que aún rumiaba los 43 lazos negros-, y dado el escenario más que propicio para ello, no dejaba de pensar para mis adentros como podían deteriorarse tanto los sentimientos, y como era que se podía pasar del blanco vestido de tul al blanco sudario de lazos negros. No dejaba de pensar como se pueden destruir tantas emociones, tantos sentimientos, tantas sensaciones dulces, si el amor entre los contrayentes podía incluso tocarse como si de algo tangencial se tratase, y hasta podía olerse y respirarse, por eso, no cabía en mi cabeza, esa perversa progresión del amor al asesinato, de la felicidad a la más cruel de las tragedias, de las risas y el gozo, al dejar de existir, a ese de pronto: la oscuridad.

Las cosas que no comprendo me angustian e inquietan, desde pequeña, y, aunque siempre te angustia y entristece cualquier muerte de la que te enteras aunque no conozcas al afectado, confieso que éstas (las de los lazos negros en sábana blanca) me angustian más, porque mi mente no tiene ninguna justificación que asiente o temple el desafío de la conciencia.

Y es que, querid@s, cuando fallecen personas en un accidente de tráfico, por ejemplo, te angustias y apenas, pero tu mente razona: exceso de velocidad, exceso de alcohol, distracciones, cansancio... la mente razona; cuando fallecen personas en una inundación, por ejemplo, te angustias, te apenas, pero tu mente razona: la gota fría, el cambio climático, mal construcción de viviendas en zonas donde no se debió construir... razonas. Pero ¿como se razona frente a una sábana blanca cuajada de lazos negros?

Os dejo querid@s... el amor por encima de todo, que no merece esta entrada ser tan sombría. Sed felices por favor. Besitos, mil besitos

video

jueves, 1 de octubre de 2009

43 lazos negros



Querid@s
bloggers, esta mañana ojeando una revista, una foto me ha dejado impactada, la foto era sencilla, sólo una sábana blanca y en la sábana, 43 lazos negros, nada más, no había nada más, un pide de foto que decía la violencia de género se ha cobrado en lo que va de año 43 vidas. La foto, os aseguro que impactaba y a mí, además, me generó una angustia, que terminó anidándose exactamente en el corazón, todo el día he notado esa angustia: mientras andaba por la calle, mientras trabajaba, mientras comía, mientras esperaba a mi hija del colegio, aún ahora la siento, una angustia fría, helada, algo tétrico y demoledor que te va subiendo de abajo a arriba y de fuera a dentro, desde los zapatos hasta llegar a calarte carne y huesos, dejandote una extraña zozobra, un extraño dolor, una sensación extraña y angustiosa a la que tu mente no alcanza a dar crédito, ¿como se puede digerir tanta sinrazón?
No sé cuantas veces hoy he respirado hondo, como un ejercicio mecánico por recuperar la razón, no sé cuantas veces hoy habré mascullado un por dios que horror, 43 mujeres, 43, había 43 lazos, y esos lazos tenían nombres y apellidos y vida, seguro tenían hijos, padres, madres, hermanos, amigos....basta ya, basta ya por dios

Y es ese sudario, esa blanca sábana cuajada de lazos negros, uno por cada mujer asesinada a manos de su marido, novio, ex-marido, o pareja en general, esa foto que subsiste en mi retina desde esta mañana, la que hace que ahora esté aquí, escribiendo mi pena y transmitiendo este espanto.

Y me pregunto ¿como puede intoxicarse tanto una relación que, se supone que es de amor -o lo fué-, hasta terminar matando?, ¿como pueden llegar esos sentimientos (¿de amor?) a tanta barbarie y horror?, y, ¿como hacer para acabar con ésto?, ¿que es lo que hacemos mal, porque no llegamos?

Hoy querid@s es evidente que estoy tocada y hundida, rezumo dolor, me cuesta digerir que 43 veces se haya llegado a tal extremo "de tanto querer", !menuda gilipollez e hipocresía!, me cuesta entender que se calle y se perdone porque "en el fondo me quiere", !menuda insensatez!, me niego a asumir ese "es mi mujer, mía, y hago con ella lo que quiero" !menuda crueldad!. Todos sabemos que no hay que callar, todos sabemos que hay que denunciar, todos sabemos que no hay que justificar, que la sangre de una mujer maltratada es una herida abierta para tod@s, ¿porque entonces no llegamos?, ¿porque?

Son 43 lazos negros los que prenden de una sábana blanca, 43 mujeres asesinadas..... y encima, esta cifra puede ser hasta mayor, pues la revista no era reciente


Os dejo con este vídeo... por favor, cuidado con los niños, aprenden imitando. Un beso a tod@s,



video

jueves, 24 de septiembre de 2009

el fin y los medios



Querid@s
bloggers, Carmen tiene 45 años, ella dice que no es ni alta ni baja, ni gorda ni flaca, ni guapa ni fea, incluso ni rubia ni morena... Carmen es, como a ella misma le gusta decir, de esas personas que siempre pasan desapercibidas para los ojos (y aquí, queridos tengo que hacer un inciso, porque desde luego, lo será para los ojos de los que no saben ver, o esos que no dedican el necesario tiempo para mirar lo que ven).

Vive con su madre -también Carmen- en un precioso piso del centro, cuya calle bulle de vida durante el día y muere nada más cierran los comercios. No tiene pareja, nunca tuvo suerte con los hombres, se enamoró un par de veces pero de la persona equivocada, o en el momento equivocado, o ambas cosas erradas a la vez. No le gusta su trabajo, no por la monotonía, sino por los sinsabores de la oficina (los aprovechados de siempre, esos paripés de sonrisas dentífricas con los jefes, o el sacrosanto y despellejante cotilleo del cafelito).


Pero Carmen, está enamorada, muy enamorada. Enamorada de un personaje -no del actor que interpreta al personaje, no-, ella está enamorada del personaje mismo. Sabe, por supuesto, que no es real (que es sólo un personaje), pero es que es su personaje, ese hombre mil veces soñado, mil veces añorado, ese hombre maravilloso e ideal, tanto en la pantalla como en su irreal mundo de los sueños.

Carmen imagina escenas con ese personaje, cientos, miles de escenas, y enamorada pasa noches y días desojando la errática margarita de su imaginación, pensando, como Rimbaud, que la vida sin duda siempre está en otra parte, y, viviendo en un sueño o soñando que vive, dirige escenas de su vida con él, su vida, en un mundo muchísimo más allá de las pantallas; y quizá, tal vez por eso, quizá tal vez porque lo que nace de sueños sólo puede ser bello, Carmen sueña, sueña y es feliz... ¿el fin justifica los medios?



Os dejo querid@s con una canción... no hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo, y es que no te has dado cuenta de lo mucho que me cuesta ser tu amiga..... Sed felices, por fa.

Besitos, muchos besitos... especialmente a las Mercedes, ya que hoy están de santo


video

viernes, 18 de septiembre de 2009

!que viene el lobo!


Queridos blogueros, no hay mas que leer la prensa (cualquiera, incluso la rosa) o poner la televisión (en cualquier canal) para deducir de inmediato que empezaremos el otoño entre virus y síndromes.... entre los primeros: el de la gripe A, entre los segundos: el postvacacional y el del profesor quemado, que, !vaya comienzo y menudos augurios, tenemos!

Nos habíamos acostumbrado a comenzar el otoño con el curso escolar, y la empinada cuesta de septiembre llena de compras de libros, material escolar, uniformes etc., y estábamos socializando el síndrome postvacacional, ya sabéis, ese que entra tras vacaciones a la bartola y una vuelta al curro intensa y de golpe, lo que provoca ansiedad y apatía -entre otras cosas-, cuando, ha saltado la alarma de forma espectacular (y aquí vendría bien esa frase de "mucho ruido y pocas nueces") con el fatídico virus H1N1: la tan traída y llevada gripe A.

A mi me parece que lo de la gripe A es algo sacado de madre, un debate donde la sartén, el mango y la palabra la tienen las empresas farmaceuticas, que desde luego están haciendo "caja a lo grande" a costa de la alarma social que supone el continuo chorreo por todos los medios de comunicación del número de infectados, del número de fallecidos, del vacuna si, vacuna no, del retrovirales retirados de las farmacias y del sinfín de opiniones -algunas contradictorias- entre políticos, médicos, farmaceuticos y docentes, que llevan al efecto perverso de la más oscura ambiguedad y desconcierto.

Tengo que confesaros querid@s, que en este tema me siento descolocada, me ocurre como en el cuento, tanto amagar y alardear que viene el lobo, que viene el lobo, que, cuando llega, te coge de improviso y con las patitas colgando.... aunque el sentido común, lo que me transmite en todo este asunto es calma y prudencia, -sobretodo, prudencia-, y encima y para colmo, por si no tenía suficiente con semejante ejemplar (el virus H1N1), también se me ha infestado de virus el ordenador, lo que me ha dejado sin internet (que como dice mi hija es estar fuera del mundo) durante unos días ... !asco de virus!.

Y en otro plano, el debate sobre la autoridad de los docentes, esos docentes "machacados y ninguneados" por alumnos, padres/madres de alumnos, por las propias instituciones de Educación y por la sociedad en general en donde estamos todos... ¿como no iban a tener el síndrome del profesor quemado (*), si día sí día no tenían que estar defendiéndose de agresiones, e incluso siendo agredidos, vejados, insultados, y gravados con móviles?, ¿quien puede lidiar dignamente en semejantes condiciones?, ¿qué clase de comportamientos estamos tolerando y, hacía donde vamos?.

(*) El síndrome del profesor quemado, también llamado burnout, aparece cuando el profesor se considera culpable e incapaz de afrontar el reto de un sistema educativo con conflictividad en las aulas por falta de respeto y de disciplina

En fin querid@s, que, como veis, entre virus y síndromes parece que tendremos un otoño más que calentito, por no mencionar el paro, la crisis, las guerras, la escasez de alimentos, el cambio climático...la lista es lamentablemente larga.

Os dejo, con este vídeo y un poquito de humor. Sed felices, por favor.... Besitos, muchos besitos

video

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Que horror...la vuelta!



Querid@s bloguer@s, no creáis que me refiero a la vuelta ciclista, no, esa me gusta, sobre todo porque yo, -que suelo ir en bici al trabajo-, valoro y mucho a esos ciclistas, día tras día subidos en sus bicis, pedaleando impertérritos puertos arriba y abajo, con calor, con aire, con llovizna, con caídas....y corriendo -que a veces es más bien volando- sin parar hacía la meta. Pero no, querid@s, yo me refría a la vuelta, pero al trabajo, a esa fatídica vuelta.

Cuando llegué ayer por la mañana y entré en mi despacho, mi mesa toda llena de papeles y sobres y paquetes, estuve mirándola absorta (a la mesa) durante no sé cuantos minutos, con una carita mezcla entre atónita, alhelada y mujer a punto de rajarse las venas, transcurridos los cuales, decidí respirar hondo, dar media vuelta y volver a la zona común de trabajo para continuar hablando de las vacaciones con mis compañeras.... el despacho podía esperar !vaya que si podía esperar!



Finalmente, después de hacerseme un poquito el cuerpo y la conciencia, no me quedó otra que ir al laburo y meterme como pude en el berenjenal de informes por revisar, alegaciones por valorar y, en su caso, modificar o no los informes provisionales de auditoría, comunicaciones por tramitar, documentos a firmar....... dios mio, y yo, acabadita de aterrizar !socorro!.....ni que deciros tengo lo interminable que se me hizo la mañana.


Querid@s, las vacaciones son un gustazo, pero la vuelta es un horror, no me digáis que no, por eso, para darme ánimos yo a mí misma, ya sabéis, esos ánimos tan necesarios en situaciones como ésta, he decidido empezar con ella, con Luz Casal.... oírla cantar como que me alegra la vida y me sube la moral, y necesito subidón y de los gordos; bueno, subidón y una nariz como la de la mismísima Embrujada para organizar en un pis-pas mi despacho.

Mientras lo consigo, -que lo conseguiré-, porque no va a poder conmigo una mesa aunque esté llenita de papeles, os dejo con este vídeo rodado aquí en Sevilla, de un temazo -como podeis imaginar genial, pues no podría ser de otra manera-, ....es Luz. Sed felices querid@s, muy pero que muy felices por favor.
Besitos, muchos besitos

video

jueves, 3 de septiembre de 2009

En el Rick café, ya no toca Sam


Querid@s bloguer@s, heme aquí, apurando los últimos días de mis vacaciones, que, como sabéis, han transcurrido en la playa primero y en un crucerito por el Atlántico después.... Ha sido la primera vez que navegaba, y, francamente, he de deciros que me ha gustado muchísimo.

El barco, que era un autentico hotel flotante, se llamaba Pacific Dream, ya sabéis, "sueños del Pacífico", pero nos llevó -por este orden- a Gibraltar, Casablanca, Agadir, Lanzarote, Funchal (Madeira) y Lisboa. Nuestro camarote estaba en la cubierta 10, y tenía una terracita donde era una gozada sentarse y mirar al mar mientras sentías el balanceo melodioso de las olas, para mí, esto fue sin duda lo mejor del Pacific Dream... mi terracita frente al mar.

De los lugares que visitamos, no me gustó Gibraltar -que no tiene nada de atractivo-, me desencantó Casablanca, si cubrió mis espectativas Agadir, volvió a sorprenderme Lanzarote, me encantó Madeira: una isla absolutamente preciosa, y, respecto a Lisboa ¿que puedo decir? !toda una delicia de ciudad!

Tengo que deciros querid@s, que en el Rick café de Casablanca ya no toca Sam, y que la Casablanca de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman sólo queda en la memoria de la película... el Rick lo han trasladado de lugar, ahora está cerca del puerto, en un edificio nuevo pero sin alma, un poco como la ciudad, que ha crecido enormemente, y está llena de avenidas convencionales y edificios convencionales, -salvo la gran mezquita de Hasan II, que es una maravilla-, incluso el zoco me desencantó, porque estaba descuidado y carecía del espectáculo del bullir de vida que es inherente a los zocos árabes... el hecho de que fuese Ramadán, también contribuía a que todo estuviese a medio gas.

En Agadir, una ciudad moderna dado que hace apenas 50 años que un terremoto la desoló por completo, me gustó mucho un espectáculo beréber al que asistimos, con bailarinas, músicos, encantadores de serpientes, derviches, acróbatas, y los famosos jinetes a caballo que galopan y disparan sus arcabuces al aire... y todo se llena de olor a pólvora.

Lanzarote, la isla de fuego, siempre sorprende, y estoy segura nunca deja descontento al visitante... los jameos del agua, el parque nacional del Timanfaya, el mirador del Golfo, los roques, la isla de La Graciosa... y, los canarios, una gente amable, entrañable, cariñosa y acogedora, muy acogedora.

Funchal, la capital de Las Madeiras, me cautivó desde que la ví en el horizonte antes de atracar; es una isla verde y preciosa, con paisajes espectaculares, calles tranquilas de "calzadas portuguesas" (ya sabéis, aceras hechas de piedrecitas haciendo dibujos), Iglesias llenas de encanto, una catedral pequeñita, pero catedral al fin y al cabo, y, el mercado: un espectáculo de colores y olores, lleno, llenísimo de vida... de un enorme valor etnológico, sin duda.

Y, tras estas escalas, finalmente llegamos a Lisboa, desde donde partíamos ocho días atrás. De Lisboa..!que decir!, ya sabéis querid@s que es una ciudad absolutamente maravillosa... a mis hijas, les gustó sobretodo subir en el eléctrico (ese tradicional y delicioso tranvía que sube y baja -a veces, como las balas- por las calles de la Alfama y el Barrio Alto), nos encantó la comida, el café y los pasteles, y los fados...nos encantó la ciudad, con sus tiempos, sus atardeceres, sus monumentos, su color, su sabor y su melancolía tan especial.

Yo diría que este crucerito ha sido una experiencia de lo más positiva y especial, un contacto -breve, eso sí-, con culturas y gentes y paisajes muy diferentes, y por consiguiente, un viaje muy enriquecedor.

En fin querid@s mi@s ya os dejo, con un poquito de humor en este vídeo de como hablar... inglés, y, aunque nosotros, la verdad no tuvimos que hablarlo ya que el portugués se entiende muy bien, en Marruecos hablamos francés, y en Gibraltar no hace falta hablar inglés... hay que reconocer que es el idioma del mundo, aunque, velay no estaría de más, de cuando en cuando, hablarlo un poquito como aqui don profe, ¿no creeis?. Sed felices, por favor, con el ánimo a rebosar y una sonrisa de oreja a oreja, y con un poquito de humor.... a por la felicidad. Besitos, montones de besitos

video

viernes, 21 de agosto de 2009

Vacaciones (mis)


Queridos bloguer@s, !cuanto os he echado de menos!, !cuanto, dios mio!, un tantísimo enorme, os lo aseguro. Mis vacaciones....menudas vacaciones, no muy bien, francamente. Ya comenzaron mal, porque mi hija -que tiene quince años-, no quería ni a tiros irse a la playa, no quería y no quería, y por más que intentásemos convencerla, no había manera, cerradita en banda, ya sabéis querid@s, los adolescentes cuando dicen que no, es que no.

Pero, como a su edad no puede quedarse sola en casa -como quería-, y no pude dejarla (ni tampoco quiso) con las abuelas, no quedó otra que: !a la playa!. Y claro, desde que llegó estuvo con la carita de intransigencia total (ya sabéis, esa de yo-tengo-muy-malas-pulgas-y-además-estoy-contra-el-mundo-mundial), o, en plan más castizo, desde que llegó, no paró de dar por saco y de importunar, por supuesto, todo lo más.... la adolescencia, querid@s, esa edad difícil, quien lo duda.... y, ya veis: con la adolescencia hemos topado!, de lleno.

Sólo un día consintió (o, quizá deba deciros, se dignó) bajar con nosotros a la playa, pero no por eso minoró su nivel y carita de intransigencia !ni hablar!, !antes muerta que sencilla!, ¿quien dijo miedo, o en este caso, claudicar?. Así que todos estos quince días (salvo ese uno) se quedó sola en el apartamento, leyendo poco y enganchada a la tele mucho.

El resto de la family, capeando el temporal como buenamente podíamos, en la playita....ya sabéis querid@s, días de sol, tardes tranquilas al borde mismo del mar (que, no se por lo que, pero no me gusta ir a la playa por la mañana, y, siempre voy por la tarde hasta la puesta misma del sol.... me puede esa luz tenue, dorada y dulce del atardecer, que deja la mar plateada, mientras siguen una y otra vez batiendo las olas sobre una arena cada vez más desierta y oscura).

Así han ido y venido transcurriendo días, tardes y noches, hasta que esta mañana hemos vuelto a casa, a Sevilla, a cambiar las maletas porque mañana mismo nos vamos (miedo me da), a un crucerito que nos llevará a Gibraltar, Casablanca, Agadir, Lanzarote, Funchal y Lisboa.... una semana navegando por el Atlántico, y al que mi hija, !como no!, también le ha echado la cruz y está, como podéis suponeros, de morros. Es la primera vez que voy de crucero, la primera vez que navego y, aunque mi ilusión es mucha, no sé como me irá. Cruzaré dedos: en positivo, siempre en positivo.

Y ya os dejo querid@s, os contaré a la vuelta.... y, aunque esta entrada rezuma cierta nostalgia y pesar, he de deciros que me ha encantado sobremanera volver y escribir y leeros y hacer comentarios, me ha encantado amigos mios... os quiero y os he echado de menos. Queridisim@s, ya sabéis, sed felices, por favor, muy pero que muy felices, todo lo más. Besitos, muchísimos besitos

video

jueves, 23 de julio de 2009

Por fin, vacaciones


Querid@s
blogueros, comienzo con ellos, con Audry Hepburn y Gregory Peck paseando en vespa, en la genial "Vacaciones en Roma", ¿os acordáis? ella, la princesita que se escapa del encorsetado protocolo y se enamora de un periodista digamos que algo avieso pero sin duda maravilloso, y van de aquí para allá, Roma a sus pies, pero como telón de fondo, la maquinación de cómo conseguir esa exclusiva, el reportaje del año, que luego, por las cosas del amor, él le regala y no se llega a publicar.... hay escenas únicas, seguro recordareis esa de los dos en la Bocca della Veritá, que se come las manos de los que mienten, !que película tan genial!, y, no es que me vaya a Roma de vacaciones, -lo que no estaría nada mal, por cierto-, es que, me pareció una foto estupenda para decir que, tengo por fin vacaciones, que ya era hora, que un mesesito por delante sin tener que ir al trabajo....bueno, ya sabéis querid@s, !que voy a deciros yo a estas alturas!, que eso, que ya me toca, y además lo necesito: el lunes me despediré por fin de mi oficina hasta septiembre....que ganitas que tengo por dios.

No iré a Roma pero sí a la playa, que tampoco está mal, y probablemente hagamos toda la familia un viajito al norte de Marruecos (Casablanca, Tanger).... pero, no quiero adelantar acontecimientos ni planificar nada, porque me suele suceder que cuando planifico con mucha ilusión cualquier viaje, éste, por alguna extraña razón, termina echándose a perder irremisiblemente, y me quedo con la miel en los labios y por equipaje, la frustración. Así pues, para no tentar a la suerte o, por si las moscas, me quedaré con el veranito en la playa y.....ya veremos después.

Estoy muerta querid@s, no sé que os sucederá a vosotros, pero yo, cada vez llego más exhausta a agosto (mes en que cojo siempre las vacaciones para coincidir con mi chico), la cuesta de julio, cada vez me parece más y más empinada y, -concretamente, la última semana, mortal ya de necesidad, pero, de muerte súbita, vamos, que a los gestores no hacemos más que preguntarles que si se va a acabar el mundo el 31 de julio, y por eso todo tiene que quedarse tramitado-, pero oye, ellos, a su bola, lo que se dice ....que si quieres arroz, Catalina. Por eso, con esta jartura comprendereis que la sola palabra lunes-3 me suene a música celestial....

He prometido no llevarme el portátil, con lo que, a lo mejor no hago ningún post hasta la vuelta, en septiembre....pero no sé, no sé, me parece a mí que todo un mes sin escribir, sin comentar, sin leeros, sin bloguear, es como demasiado ¿no?, así que, probablemente negocie algo intermedio, después de todo, en el medio está la virtud.

En cualquier caso, querid@s, desde ya, os deseo a todos unas estupendisimas vacaciones, de las que volváis más guapos que nunca, con más energía -de la buena-que nunca, y más felices que nunca. Vivid el momento y saboreadlo, y estéis donde estéis, que disfrutéis de la vida, de vosotros mismos, y de los vuestros.
Os dejo, si yo pudiese elegir el lugar de mis vacaciones, ese lugar soñado e idealizado, sin dudarlo, escogería un país, ese país sobre todos los demás destinos, os dejo un poquito en el vídeo. Besitos, muchos besitos

video