domingo, 24 de noviembre de 2013

alicia casi no vive aquí



Yo vivía en mi blog y mi blog vivía en mí, y el tiempo, vivía entonces entre ambos... el tiempo, el impetuoso tiempo, el perecedero tiempo, el deseado tiempo, vivía entonces -y bien digo entonces-, armónicamente entre nosotros.
Hoy, aquello se me asemeja entrañable, como el olor a pan recién hecho o a ventanas abiertas con raudales de aire fresco y sol; hoy, llego exhausta (casi) a esta mi casa, !cuesta tanto conseguir derechos y se pierden tan deprisa!.
Muchas veces pienso que, en este mundo devorado por la avaricia, cuesta tener claro quien es dueño de quien, y francamente, más de una vez me he preguntado porqué es tan difícil discernir entre si posees cosas o en cambio, son las cosas las que te poseen a tí... ¿quien es el dueño y quien el esclavo?.
Yo deseo tiempo, un tiempo que no poseo y que, de momento, no puedo poseer, y, no puedo entonar el mea culpa porque resulta que soy un peón, una pieza más arrastrada por esta vorágine de trabajo precario, de salarios recortados, y de jornadas laborales extralargas; por esta vorágine de miedo al desempleo, y angustia, muchisima angustia a perder el trabajo a una edad en la que, ni eres joven para emigrar, ni tampoco vieja como para jubilarte... es, la letanía de la generación de mi edad, el mantra triste de muchos ciudadanos españoles de más de 45 años.
En algo contigo, mi otro blog, escribí un poema que finalizaba diciendo que el gran Rabindranath Tagore decía que, algo maravilloso vendrá, no importa lo oscuro que esté el presente. Hermosas palabras, sin duda, no en vano le dieron el Nobel, sin embargo, cómo en el poema, sigo pensando más bien en la desesperanzada incertidumbre del ¿hasta cuándo estaremos esperando a Godot?.
Y por si acaso tardo en publicar: mil besitos gordotes querid@s


martes, 17 de septiembre de 2013

amar es más fácil siempre con los ojos cerrados





Sientes bajo los pies
una ciudad llena
de reglas que te son ajenas,
donde impera la opacidad
y el pensamiento gris,
difícil es amar
pues ¿dónde miras?,
si sonámbulo
has de engancharte 
a la cadena,
siquiera para no dejar
de susbsistir.

Necesita el amor
de mil mentiras,
¿con cual de ellas
te vas a quedar?,
 ¿avogarás al perdón
aunque te sangre el alma,
o te cerrarás al mundo
tirando llave al mar?.
Aislarse,
tampoco es la salida,
pues también se sufre
-y mucho-, en soledad.
Eslabón a eslabón
te va ahogando el peso
 cual condena.

No flota nunca el amor
 en el aire, en una ciudad
llena de perros...
pues vivir y amar,
es más fácil siempre
con los ojos cerrados.



J. Lennon tenía razón, desde luego vivir es fácil con los ojos cerrados; yo, corroborando al genio, me atrevo a apostillar que amar, también es más fácil con los ojos cerrados. En la película (Amar es fácil con los ojos cerrados), Antonio, -Javier Cámara en la peli-, está extraordinario en el papel, superfundido con su personaje, y leyendo una crítica, me he enterado que la peli está basada en un hecho real, y que Lennon, compuso la canción "Strawerry fields forever" (el título de la pelí es la traducción del comienzo de la canción), en su estancia en Almeria, cuando vino a rodar la película "Cómo gané la guerra".


sábado, 31 de agosto de 2013

...andaluces, recibidme con alegria, olé mi mare, olé mi suegra y olé mi tía...



Bye bye agosto, o lo que es lo mismo: se acabaron las vacaciones, que no es sinónimo de se acabó el verano, pero sí que lo es de vuelta al curro, a los madrugones, a la rutina diaria, y a todo lo que supone la rentrèe; y encima, aquí en el sur, septiembre se avecina calentito, lleno de cambios -de arriba a abajo- (y nunca mejor dicho) en el ejecutivo andaluz ...osea que en plan castizo, se nos avecina un otoñito de coco y huevo y con cara perro.
No voy a entrar ahora a debatir "el cambio" en la jefatura de la Junta de Andalucía, porque sé de sobra que estaréis al tanto de calle, de la "huida" precipitada de don Griñan por el caso de los ERE falsos, así como de la "dedocracia" en la sucesión de doña Diaz, ya que fueron cotidianae noticia durante meses, y hasta trending topic en las redes sociales.
Y si bien es cierto que no sería justo -ni de recibo-, no darle un inicial voto de confianza o siquiera el beneficio de la duda a la futura presidenta de la Junta, a la que, por la cuenta que nos trae (a los andaluces), le deseo todo tipo de parabienes en su gestión, sí que es verdad que tal y como se han ido desarrollando los acontecimientos, la imagen de lo venidero se me figura, salvando las distancias, con puentes paralelos al Villar del Río de la genial "Bienvenido mister Marshall" de Berlanga, en la que Lolita Sevilla vestida de faralaes cantaba aquello de ...Americanos, vienen a España guapos y sanos, viva el tronío, de ese gran pueblo con poderío, !olé Virginia y Michigan, y viva Texas que no está mal!. Os recibimos, americanos con alegría, olé mi mare, olé mi suegra y olé mi tía...
La cancioncilla -que tiene su sátira y su ironía-, no le va a la zaga a  la película, que sin duda alguna es una obra maestra del cine español (os dejo el enlace por si quereis ver el vídeo):
www.youtube.com/watch?v=Jfj9okWPyzA
Espero sinceramente, que al final no pase como en la película, que toda la parafernalia fue pa ná, ya que los americanos pasaron con sus cochazos como una exhalación, sin detenerse siquiera en el pueblo, y Villar del Río se quedó compuesto y sin novia, con la resignación al sueño roto de la prosperidad a raudales que pasó de largo, y la derrota encima de tener que pagar en colecta los cuartos gastados en banderitas y demás atrezzo para contentar a los americanos; cabizbajos y en definitiva, teniendo que volver a lo de siempre, a tirar palante como sea y buscarse la vida como se pueda. 
Ni que decir tiene que sería muy de desear, no tener que echar mano de aquello de, la realidad supera siempre a la ficción... el próximo 5 de septiembre será la investidura de doña Susana: alea jacta est.

domingo, 16 de junio de 2013

de facebook, políticos, records... o de cacas y carriles bici



Todo comenzó como comienzan las cosas importantes, sin ninguna razón aparente, casi de modo subliminal, y como si hubiese sido orquestado por una gran campaña publicitaria, del todo punto incomprensiva y extravagante. No obstante, y pasando por alto el escepticismo más total, lo cierto es que una mañana amaneció la avenida más transitada de la ciudad, con una pintada común en los cartelones que colgaban de las farolas anunciando la temporada taurina; de ellos podía leerse claramente, escrito en cursiva y a spray rojo: cágate en el carril bici.   
E increíble pero cierto, todos los cartelones de la avenida de la Constitución, estaban garabateados con tan escatológico mandato. Al principio, el pensamiento común de todo el que pasaba e irremisiblemente leía, fué que se trataba de una gamberrada, quizá alguno, por aquello de entrar en polémica de toros sí, toros no, más que una gamberrada pensó que era un acto de protesta, ahora bien, ¿una protesta a los toros cagando en el carril bici?, la verdad, no casaban los conceptos, pero desde luego, lo que nadie pensó jamás fué que se extendiera el mensaje y que se llegara a la acción.
Sin embargo, apenas en dos días ya no quedaba cartel anunciador vivo, y a los de la avenida de la Constitución se unieron los de las calles aledañas, en todos, podía leerse el mismo mensaje: cágate en el carril bici.
Y las cagadas no tardaron en aparecer. Al principio, fueron apenas unas pocas caquillas de perros en medio de los carriles bici, pero día a día, la cosecha iba creciendo, hasta tal punto, que se hizo imposible el tránsito de la bici por su carril.
Consecuentemente, los ciclistas dejaron de circular por los carriles bici sembrados como estaban de cacas, y empezaron a compartir acera con los peatones, con lo que no tardaron en aparecer las trifulcas entre unos y otros. Los peatones, se sentían acosados entre ciclistas que iban y venían, y olores constantes mientras caminaban; y los ciclistas, argumentaban que no tenían otra opción que tomar las aceras, dado el deplorable estado de los carriles bici.
Todos, con absoluta unanimidad, le echaban las culpas a los políticos, que  habían pasado del problema, dejando la ciudad -que no solo los carriles-, con una imagen y estado más que deplorable.
En los periódicos locales, a diario se insertaban noticias de reuniones fallidas entre Ayuntamiento y Junta de Andalucía... para los del Ayuntamiento, el problema era de la Comunidad Autónoma que era quien tenía la competencia, y quien había procedido al otorgamiento de subvenciones específicas para la realización de los mismos; en cambio para los de la Comunidad Autónoma, la competencia era claramente municipal, pues se trataba de actuaciones en el trazado viario de las calles, independientemente de quién sufragase la inversión. Y por supuesto, ambas instituciones se pasaban la pelota -o la piedra- al tejado ajeno, esgrimiendo técnicas razones de "recortes presupuestarios", así que como el refrán, unos por otros, y la casa sin barrer.
La noticia, saltó de la prensa local a la nacional, y a los debates televisivos, y un auténtico boom con profusión de fotos y opiniones, inundó literalmente todas las cadenas de televisión y las cartas al director de todos los periódicos. Y en ésto, entró en liza el facebook, volviendo al origen, con mensajes escatológicos que se multiplicaban por miles al minuto, pero esta vez del tipo: cágate en el Ayuntamiento, cágate en tu Comunidad Autónoma, cágate en el Parlamento... y no quedó institución en el país, en la que no se propusiera el cagar.
Y al igual que lo ocurrido en los carriles bici, el fenómeno se reprodujo esta vez a las puertas mismas de las instituciones, y una marea de cacas iban y venían, -a primera hora de la mañana se limpiaban, para de nuevo aparecer en la puerta de las instituciones a la mañana siguiente-. 
Se dictaron Decretos con multas astronómicas para los infractores cagadores, Ministros y Presidente del Gobierno aparecieron en televisión conminando a deponer actitudes, el Jefe del partido de la oposición, igualmente llamó a la calma y al diálogo, y hasta se hizo una campaña publicitaria con multitud de estrellas de la canción, del cine y del deporte, llamando a la conciencia ciudadana y a dejar de cagar.
Y cuando finalmente las aguas habían vuelto ya a su cauce, y se habían dejado las deposiciones, el país se enteró de la singular noticia de que había entrado en el Libro Ginness de los records: España, el país que más caga en sus instituciones.

  

miércoles, 20 de marzo de 2013

tartas y gintonics





Queridos míos, alejada cómo he estado estos dos meses del blog por, digamosle, razones estrictamente ajenas a mi voluntad, no he podido sin embargo -que bien que me hubiera gustao-, ser ajena a la lenta agonía del Sistema... llámese, a gusto de cada quien, estado constitucional, soberano, de las autonomías, del bienestar, marca España etc., el nombre es quizá lo de menos: el país en sí anda  errante cual alma en pena, dando tumbos, hecho unos zorros, que da asquito verlo, ...y, hasta ni tartas ni gintonics.

!Tartas y gintonics!, podría resumirse en este lacónico slogan mi  estado de desazón, desesperanza, desidia, desconcierto, desaliento, asco, indignación y vergüenza, pero lo malo es que no sólo es mío (único, personal e intransferible), lo más malo de lo malo, es que encima, resulta ser aglutinador de un malestar general, que casi parece se transmitiera perversamente como por esporas contaminando el aire, imposible desacirse de él, lo respiramos sí o sí, porque, no nos hemos preparado a nosotros mismos para una vida en la que todo nos resbale de dentro a fuera, y de fuera a más afuera, ¿y el antídoto?: -tartas y gintonics-, que de alguna manera hay que satisfacer la cuota de felicidad personal, y a ser posible, de forma fácil e inmediata... !nos han acotado tanto las parcelas productoras de felicidad, que a ver cómo salimos de semejante catarsis!.

Antes, nos generaba endorfinas tener un trabajo digno con un sueldo digno, tener una vivienda, tener buenos colegios para nuestros hijos, tener un transporte público ágil y cómodo, pasar por la universidad sin tener que dejar un ojo de la cara en el camino, tener un centro de salud cercano, y una sanidad pública, universal y garantizada, tener democracia y libertad o al menos creer que la teníamos, hoy, ¿qué fué de aquéllo?, ¿cómo se ha ido todo a la mierda tan estrepitosamente?.

Antes, teníamos una vivienda cuya hipoteca íbamos pagando con nuestros salarios, pero que ahora se ha vuelto contra nosotros, porque al no poder asumir su coste, además del desahucio, -que ha tenido que ser un Tribunal europeo el que nos diga que su procedimiento, y la Ley Hipotecaria en la que se basa, está lleno de clausulas de carácter abusivo e ilegal, aplicadas a saco por parte de las protegidísimas entidades financieras españolas-, pero seguimos teniendo una deuda con el banco que cada vez va incrementándose más y más a su favor (al del banco) y más y más a nuestra contra: sin piso y con deuda, osea, aquello del refrán "encima de cornudos, apaleaos", y veremos a ver, qué pica ponen en Flandes nuestros políticos, a la hora de trasponer la Sentencia a nuestro ordenamiento jurídico... soy bastante escéptica al respecto, lo siento, y pienso, que los bancos finalmente seguirán sumando más y más a su favor, y los desahuciados, más y más en su contra.

Antes, teníamos colegios para nuestros hijos con profesores que si enfermaban, eran sustituidos por otro profesor de la bolsa de interinos, colegios con calefacción, con comedor, con actividades extraescolares... ahora, tenemos colegios que "languidamente mueren" porque no hay para hacerles las obras de mantenimiento necesarias, colegios a los que directamente se les han suprimido servicios (comedor, actividades extraescolares, aula matinal), o mermado en facturaciones corrientes (luz, agua, limpieza, vigilancia), y en los que si el profesor cae enfermo, no se sustituye por nadie: que los niños se entretengan dibujando, que ya el profe de la clase de al lado les echará un ojito de vez en cuando, -que den o no den el programa, y sepan o no sepan, ya no es un objetivo: !viva la economía y la austeridad impuesta a machamartillo por doña Merkel!-.

Antes, teníamos hospitales donde te atendían con dignidad, teníamos incluso centros de salud con atención de especialidades, y teníamos recetas sin coste extra añadido y donde la medicación era asumida en parte por la administración sanitaria, incluso teníamos normas humanas en virtud de las cuales el que llegaba a los hospitales enfermo y sin papeles, era atendido y diagnosticado. Hoy tenemos indignación, médicos y personal sanitario con indignación, pacientes con indignación, y buitres oliendo a presa con el "negocio de la privatización"; hoy, la sanidad pública y universal, uno de nuestros más reputados logros de antaño, devaluada como nunca, se debate agonícamente en supervivencia, y es triste moneda de cambio pero sólo para quien puede pagarla.

Da asquito el país, con una clase política escandalosamente corrupta, con una familia real escandalosamente corrupta, con unos sindicatos escandalosamente anacrónicos y vendios, con una justicia escandalosamente lenta y sorda y ciega, una clase empresarial escandalosamente sin escrúpulos, con la navaja en la boca bailando al son del money money, y unos ricos, -los nuevos y los viejos-, llevándose el dinero a mansalva a cuentas suizas. Por no hablar del caso Bárcenas, -inconcebible en cualquier país serio e incluso medio serio-, y al que, aún veremos cobrando la indemnización por despido, y si no, tiempo al tiempo queridos, !oído cocina!!!.
¿Y qué nos queda?.
Personalmente estoy cansada de protestar, harta, con dolorosa jartura, agotada, afónica, y, para nada: todo sigue igual, o peor, y esta crisis institucional generalizada, atufa ya mucho más que a podrida... a puntito estoy literalmente de tirarme a las barricadas, al estilo Los Miserables.
!Basta ya!, !basta ya joder!, ni las tartas y gintonics tienen ya efecto placebo como satisfacción personal... !basta ya de tanto mamoneo, de tanta corrupción, y de tanta mediocridad!.






viernes, 21 de diciembre de 2012

...en el día del fin del mundo



En este supuesto día del fin del mundo, y que como dicen los investigadores no era el día del cataclismo apocalíptico lo que pronosticaron los Mayas, sino que era la predicción del final de una etapa, yo, no sólo pido un ratito más, -como la imagen de la entrada-, sino que pido con mi más ferviente y vehementemente anhelo, que de verdad suceda la predicción y finalice esta etapa de desesperanza, desilusiones, desempleos, desencantos, y etc etc etc...ya sabéis, este año de horrendae crudelitatis.
Ojalá que desde ese solsticio de invierno de hoy, desde este 21 del 12 del año 12 a las doce, estemos estrenando nueva etapa, una etapa de solidaridad, de esperanza, de dulzor, de paz, de bondades, de justicia, de estabilidad, de empleos, de avances, de sonrisas, de colores, de alegrías, y de pelillos a la mar, que ya sabéis es lo que decimos los andaluces cuando queremos reconciliarnos con algo negativo, muy negativo... !que ya está bien de tanta crisis y tanto marronazo, jolín!.
Por lo demás, y dado que son fechas navideñas, os deseo dulces fiestas, emotivas, familiares, tiernas, llenas de paz interior y de felicidad a raudales, y ni que decir tiene que os transmito mis mejores vibraciones para ese venidero 2013, en el que os diré que estreno trabajo... !lo mío me ha costao, no creáis, haciendo méritos me he pasado estos meses atrás, currando algo así como tres mil quinientas horas diarias, ya me entendéis!.
Mi nueva oficina está casi que allende los mares, yo creo que un metro más allá debe terminarse ya el término municipal y empezar el Aljarafe, vamos, que  más que en Sevilla, la nueva ofi está en Huelva-Este, pero enfín, contentísima de tener ofi nueva y compis nuevos y curro nuevo !a ver cómo nos va!!!
Y, me despido con una pinceladita de humor... ici vous avez une idèe pour après (una ideilla para contrarrestar los michelines de después de las navidades... la nevera dietética)


video


Millones de besitos gordotes a tod@s

domingo, 25 de noviembre de 2012

mapa de sentimientos opacos o casi novecieneuristas




La mañana de domingo asomó tibia aunque desdibujada en tonos grises, tonalidad instalada más que de sobra en la vida de los donnadie, presidida por la cotidianeidad de recortes y crisis, desempleo atroz, trabajo precario, jornadas laborales eternas,  desencanto galopante, subidas de precios, y el olor a penuria y pobreza cernido cada vez más en derredor.
Con todo, era domingo, el reloj no había sonado a las seis menos cuarto de la madrugada, y hasta la cama de Tere donnadie llegó el albor mañanero de las ocho y pico: tres rayitos de sol y un silencio armonioso, donde nada se oía ni cerca ni a lo lejos, pero casi parecía que flotase música ambiental. 
El cuerpo pedía a gritos un cafelito y unas galletas del Mercadona, baratas, pero riquisimas, con esa cubierta de chocolate que se desdibujaba como la vida, al meterlas en la taza del café.
Como cada mañana de domingo, tras el desayuno bajaría a pasear al parque... ese sueldo suyo de ocho cientos ochenta y tres euros daba a duras penas para pagar alquiler, ropa, luz, gas, teléfono, comida, transporte, y ni de lejos llegaba a más diversiones lúdicas que para pasear; así que perseguida por una opacidad de tonos grises salió de casa, cruzó la calle de profundos tonos grises, y entró en un parque denso de arboles verdes y césped verde, pero con tonos grises.
Por todos lados había gente, gente paseando entre las vereditas otoñales llenas de hojas caídas, gente sentada en los bancos de alrededor de plazoletillas con construcciones de colores chillones para juego de niños, y gente paseando arriba y abajo por el paseo central del parque que constituía una gran diagonal; mucha gente, donnadies, que como Tere, en el mejor de los casos eran ochocien y pico euristas, con miradas que despedían haces de inefables tonos grises, y sentimientos opacos siempre en la gama de los grises.
Y la Tere, pensó como yo misma pienso, como seguro pensarán también ustedes, que es fácil trazar un mapa de sentimientos en los parques de los barrios los domingos... una espiral se está llevando poco a poco ilusiones y vida.