jueves, 30 de septiembre de 2010

de como las manzanas son arrastradas al suelo por la ley de la gravedad


Bartolomé Esteban era un ser desgraciado desde que perdió el trabajo, perdió su casa y, como carambola a tres bandas, perdió también a su mujer.
Se llamaba así, con un nombre tan sonoro y grandilocuente en honor a Murillo, el pintor de las Inmaculadas, de idéntico nombre, y aunque familiarmente todos lo conocían por Bartolo, sus íntimos sin embargo lo llamaban Bart, como el Simpson, con el que desde luego y a pesar de que era un dibujito, tenía muchos más pareceres que con el pintor.

Su tiempo, -desde que cerrara la fábrica donde trabajaba él y medio pueblo-, era un impenitente peregrinar desde la taberna a su casa y de su casa a la taberna, unas veces sobrio, otras achispado, otras medio sonámbulo y dando tumbos, y todas, intentando conseguir llenar de alguna manera esas interminables horas del día a día de un parado, de un apestado -como decía él-, porque pensaba, que sin duda debía de expeler algún olor diferente y desagradable el que se levanta y no trabaja, y encima ya ni intenta buscar trabajo, cansado de que amigos, conocidos y familiares se le cambien de acera a su paso por las calles, le vuelvan olvidadizos la cabeza, no le cojan el teléfono, y en general, se hagan los longuis, los suecos, los turcos... sí, era molesto tener un cuñado apestado, un amigo apestado, un vecino apestado, un compañero apestado, y él, era un apestado: el apestado del 3º A... se sentía así, como un apestado, tocado y hundido, sin salida ni esperanza, como esas manzanas que la Ley de la Gravedad inexorablemente las tira a la tierra y se pudren.
En todos sitios era un apestado, lo era incluso en el bar de Pepe, aunque allí, al menos, parecía que no olía tanto, pues la taberna de Pepe era el lugar donde siempre, tarde o temprano, terminaban por aglutinarse todos los apestados como él.

Nunca le interesó la política, pero ahora, con ésta jodida crisis a cuestas, su principal ocupación entre cerveza y cerveza era el despotrique al gobierno local, autonómico y nacional, y detrás del gobierno: los bancos, usureros sin la más mínima misericordia ni compasión... y entre trago y trago, que si el Alcalde dice que nones, que si el Ministro dice que siques, que si el Consejero de Empleo dice que ni nones ni siques, que si la crisis, que si Huelga General, que si reclamemos nuestro derecho al trabajo, y, ¿acaso sabían el alcalde, los ministros, los consejeros, los sindicalistas... lo que es estar parado, jóder?, ¿habían acaso sido alguna vez apestados como él?.

Y entre idas y venidas de su casa al bar y viceversa, venidas e idas que le deshilachaban poco a poco jirones de ánimo y de dignidad, se paraba en seco en la calle y para sí mismo, -como hablan siempre los apestados, solo para sí mismos- pues, ¿a quien va a importar lo que dicen si no importan a nadie?, para sí mismo, soltaba su retahíla:

- ¿Para qué?, ¿huelga mañana para qué?, ¿para qué gritar, para qué seguir?, ¿para qué mañana?, ¿para qué jóder, para qué?... ¿y pasado, y el otro, y el otro?, ¿cuánto tiempo más?, ¿cuánto más, jóder?, !jóder!.

Arrancó el paso, pero el movimiento, curiosamente, le soltó más que nunca boca y lengua, y sólo, calle abajo, más achispado de la cuenta y con algún problemilla para mantener el equilibrio, iba Bartolomé Esteban consigo mismo y su retahíla del para qué y el porqué y cuanto tiempo más. Nadie se detuvo a su paso, nadie parecía verlo ni oírlo, y por supuesto, nadie estaba al tanto de su plegaria.

Cuando llegó a su casa, en vez de buscar como siempre cama y siesta, decidido comenzó una recolecta, una bastante especial: una recolecta de botellas de alcohol... abría armarios y cajones y cogía de aquí y de allá... coñac, brandy, vino, anís... y cuando consideró que la cosecha ya era suficiente, se sentó en su sillón orejero donde le gustaba dormir la mona y las siestas, poniendo delante mismo, en la mesita del salón, todas aquellas botellas recolectadas... blancas, opacas, esbeltas, rechonchas, casi todas medio vacías... y las miró, las miró como quien las mira por primera vez, y junto con la mirada de asombro, una risilla hilarante apareció en su cara, la risilla del que sabe que el corazón se duerme suavemente con un coma etílico. Ceremonioso como en una boda, comenzó a abrir las botellas y a servirse chupitos, y, como en un ritual de altos vuelos, cada trago llevaba aparejado su brindis:

- !Brindo por la puta crisis, jóder!

y alzaba su copa, sin más eco que sus propias palabras que se iban desvaneciendo en el aire denso de las cuatro paredes de su salón.

- !Por el trabajo!... ja,ja,ja,ja... !por la reforma laboral de los cojones!, !por Zapatero!...

Y cada vez los brindis eran más y más variopintos e inesperados:

- !Por la verbena de San Mateo!, !por el camino del puente!, !por la Asun, cachis en la mar!, !por el Rafa!, !por el Migue!, !por...

Tres días después, los vecinos lo encontraron tendido en el suelo, tieso, frío y muerto, pero sonriendo.


Querid@s este relato lo escribí hace días, no lo he modificado, está tal cual lo redacté... pensaba publicarlo al principio de la semana, pero, respetando los sentimientos y convicciones de cada quien, y, puesto que este 29-S estaba convocada una Huelga General, lo he aplazado hasta finalizada la misma. Ya os digo de antemano que carece de intención, y que solo quiere expresar el mundo de un parado, de un parado que está cansado de pedir trabajo, cansado de esperar, cansado de promesas, cansado de la crisis, cansado, muy cansado, y que siente que cada vez va cediendo más y más la rama del manzano, y que le espera la tierra que lo pudrirá.
Mil besitos gordisísimos a tod@s

44 comentarios:

  1. Es un buen relato. Duro, y amargamente realista. Te lo dice alguien que viene del INEM y de tomarse unas cervecitas mientras el mundo sigue ahí fuera, sin arreglarse ni nada parecido.

    Besos sin tele

    ResponderEliminar
  2. Es historia real, qué coño, todo bien apretadito.
    Brindo por Bart. Otro. Otro más. Otro. Y otro...

    Unbfaezo.

    ResponderEliminar
  3. He conocido un caso real como ese de autodestrucción por incapacidad personal para tomar las riendas de la propia vida y tirarse a lo fácil, al bar. Nada que decir contra tu relato, que está perfectamente narrado. Sí decir contra esos eternos mártires que no hacen otra cosa que quejarse continuamente sin hacer nada por su parte para solucionar las cosas. Esos que van de víctimas esperando que se les dé una satisfacción al agravio que sufren y creen erróneamente que el Estado, el Gobierno, las instituciones...son su padre y deben traerle a su casa, y sin esfuerzo por su parte, la solución a su problema cuando se quedan en la estacada. Aquí sobra mucha "cultura de la subvención", está demasiado arraigada en nuestra sociedad la idea de que nos tienen que proporcionar trabajo, vivienda, ayudas...etc.
    Algunos, no todos, de esos que caen al suelo como manzanas hasta pudrirse en la tierra, son esquivados por sus conocidos por ese mismo motivo, porque los conocen y saben que son la manzana podrida del cesto y por lo tanto hay que apartarlos para que no contaminen al resto.
    Demasiada gente espera la solución a todos sus males en el peor de los lugares que deberían hacerlo, en el bar. Se refugian en el alcohol en vez de salir a la calle incansablemente en busca de la continuidad de su vida, en busca de su dignidad como persona.
    Ya ves que en "ocasiones veo muertos"...quiero decir: en ocasiones me pongo muy serio.
    Me revienta la gente que se pasa la vida lloriqueando por su mala fortuna y no hace nada de su parte por mejorarla. En este país estamos todo el día despotricando contra todo. "Todo funciona mal, nunca hacen nada a nuestro gusto, los políticos están corrompidos, las instituciones no funcionan..." pero eso si, tenemos más bares que en toda Europa junta.
    He dicho.

    ResponderEliminar
  4. Y es que, ¿qué puede esperar el que ya no espera nada de lo cansado que está?
    Pues eso, que se tronche la rama...
    Desgraciadamente, es un relato demasiado real. Tanto, que no será ni el primer ni el último caso que se diera de un Bart como este.
    Es triste, sí.



    Besos, niñaaaaaaa!!!

    ResponderEliminar
  5. Pobre Bart, yo creo que no lo venció el que se agotaran las oportunidades de trabajo, sino el que se agotaron los amigos, no lo acabo la crisis económica, sino la crisis personal.

    Es triste ver las dos caras de la moneda: Opulencia e indigencia.

    Buen relato, como siempre.

    ¡Te dejo un abrazo afectuoso!

    ResponderEliminar
  6. Coincido bastante con la opinión de Andrés

    Con frecuencia se confunde al Estado con una mamaá que tiene que prveer todos nuestros pasos y que es respondable de nuestros propios errores.
    No estoy de acuerdo con el gobierno en cuanto a tirar siempre de lo fácil: recortar los gastos del más débil.
    Eso puede ser simple teoría: aquí la indemnización por despido y el importe del desempleo son muy altos. Pero finitos. Esto es cobro un paro que parece un sueldo pero por pocos meses. En Inglaterra/Holanda, etc cobro mientras estoy en paro pero como es tan poco, no tengo más güevos que espabilarme.
    Yo he pasado por el paro y esta reforma, mirándola desde una óptica me perjudica: llevo 12 años y si me echan me dan un buen "pico". Me da igual que no me den nada. CONFIO EN MI Y EN MI CAPACIDAD DE HACER y SE QUE EN POCOS DIAS YA TENDRE OTRO EMPLEO MEJOR. Tantos "millones de parados" y en la peluquería de mi calle, el letrero "falta oficial" sigue. Lo mismo sucede en la pastelería, en la frutería...
    YO NO HAGO HOY LO QUE HACIA HACE 2 AÑOS ni HACE 3 HACIA LO QUE HACE 6. Ni el trabajo ni las nosoros somos eternos.
    Los sindicatos pueden parecer obsoletos pero son necesarios. Yo soy militante de uno. Pero tienen que actualizarse y estar a la altura de los tiempos. Sólo son fuertes en la administración pública y las grandes industrias.
    VUELVO A LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO. NO me gustan pero algún día ALGUIEN las tenía que hacer. Un "Corte Inglés" por ejemplo puede acatar una sentencia judicial que diga: páguese al despedido 100.000 Euros. Una PYME, y en este país, el trabajo lo dan las pymes y no los grandes, pagar 100.000 Euros puede suponer que diga, lo dejo y cierro, " a tomar pol culo".
    Además, antes de trabajar en informática he trabajado en un depacho de abogados (laboral) y en la época negra (no la de ahora), donde los expedientes (ERES que bonito) eran esperados frotándose las manos... Y un trabajador era considerado SIEMPRE un santo, aunque fuese un HIJO DE SU P MADRE.
    Más tarde trabajando en servicios sociales también he visto que quien de verdad necesita ayuda por desgracia no pide y quien pide es un auténtico "cara dura".
    También viví una época en los 80, donde la gente trabajaba 3 meses y cobraba el paro. Se acabó alargando los requisitos.
    Nos va mucho a los españoles hacer fraude: pílodras anticonceptivas, papillas infantiles de la cartilla del seguro de un jubilado... doble contabilidad, comisiones por concesión de obras, y así la tira.

    Ya va siendo hora de despertar y espabilarse: QUE el único culpable de ciruclar por una carretera en mal estado al doble de la velocidad es el conductor y que si vas borracho, la culpa del tortazo no es del que puso el árbol o la señal sino tuya por ir borracho.

    Vovliendo, las medidas no son justas pero si no se toman no salimos. Quien puede dar empleo tiene que tener facilidades para contratar además de para despedir. Y esto no se ha hecho...

    Debemos ser positivos: no me preocupa que me den un buen pico por perder el trabajo sino que pueda encontrar un puesto en poco tiempo. Me la suda que pueda estar 12 meses cobrando pasta sin hacer nada. NO ES BUENO.

    Ala, un beso y con buen rollo.

    ResponderEliminar
  7. Añado:

    El periódico más leído en España es un de carácter deportivo: El Marca

    En Gran Bretaña las apuestas son libres pero aquí les ganamos: guinielas, loto, primitiva, ONCE, rascas varios, eurosillones, y las autonómicas, bingos, competidores de la once, constructores, algunas cajas de ahorros... y en cualquier establecimiento, así se fomenta el nivel cultural del país.

    Otro detalle: despueé de 30 años de democracia, todavía el Estado es incapaz de tener escuela para todos. Si mañana los concertados (mayoría religosa) cierran, el Estado (y sus autonmías) no son capaces de montar aulas para el 40% de los chavales. Después de 30 años. Esto no pasa ni en Italia.

    En mi trabajo encuentro cada vez en el extranjero apellidos españoles. Son españoles que para proyecto de empresa no tuvieron NINGUN APOYO ni estatal ni bancario y que en el primer país que apareciron con una mano delante y otra detrás, SI QUE CONFIARON EN ELLOS Y EN SU PROYECTO. Aquí seguimos embobados viendo telemierda y gastando dinero en telemierda.

    Dira el lector, "este sabe mucho", "el banco no es Santa Teresa", y yo le digo que fui cocinero antes que fraile y que aquí los bancos no han arriesgado nunca, fuera sí. Los bancos también se van a la mierda cuando hacen las cosas mal.

    ResponderEliminar
  8. Aunque estoy de acuerdo con muchas de las opiniones que te han dejado, me voy a limitar a hacerte un comentario "literario" de tu escrito. Y debo decirte que desde mi punto de vista es impecable! Has retratado la angustia de un hombre, independientemente de que estemos de acuerdo o no con su actitud y su comportamiento. Me ha gustado muchísimo.

    Un beso muy fuerte y sigue escribiendo joyas como ésta! Mua!

    ResponderEliminar
  9. Comentario literario

    Después de tan duro ataque al conformismo y a la autocompasión (que te lleva a la tumba) voy a hacer también el comentario literario. Creo que los nombres han sido puestos a propósito.
    Así, el personaje Bartolomé Esteban (como Murillo), yo le veo más:

    Bartolomé (Natanael) al que Jesús le dijo que tenía que ser más perspicaz: "¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees?"

    Y Esteban, que se enfrentó a lo establecido y acabó mártir. Dos santos y dos mártires para ese parado que ante tanta desgracia no se vuelve Job ni estoico y simplemente se consume en la bebida. Ea!

    No le dejas salida y lo llevas a un final también ,especial y destacable: "tieso de frío". Sí, quizá algún tipo de poderes económicos quieren acabar con la pobreza: acabar con los pobres.

    Y antes de ese final, brindan por San Mateo, autor de uno de los evangelios y hoy puesto en duda. Vamos, por una promesa política que como promesa de poco valor se la llevó el viento...

    Un besote y perdona por las brusquedades pero es que el tema lo veo a diario.

    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Cruda descripción de lo que puede llegar a ser la vida de quien no tiene trabajo. La actitud dependerá mucho del carácter y personalidad del que pasa por ese momento. Acá en Perú, el que no trabaja simplemente no vive, pues no hay ningún tipo de subsidio. Quizás sea por eso que nos hemos convertido en un país recursero por naturaleza, en el que cada quién se las ingenia para crearse su propio trabajo.
    Excelente relato el tuyo Apm, lleno de sensibilidad como siempre!
    Besitos,

    ResponderEliminar
  11. Querida apm: Hace algún tiempo trabajé como voluntaria en A A (alcoholicos anónimos), soy enfermera, e iba a ponerles sueros, a hacerles curaciones o inyectarlos. Estos hombres vivían por el tiempo que duraba su recuperación en estos sitios bastante deprimentes, pero para muchos era la última oportunidad de salir de su adicción.
    Había entre ellos los que se llamaban "padrinos", eran alcoholicos en remisión, que había dejado de beber por más de un año y ayudaban a los que ingresaban en doble A. Uno de ellos, al que llamaban Juanito, se le notaba cierta distinción y era muy gentil cuando se dirigía a mi, me trataba con mucha deferencia y me decía que agradecía mi dedicación.
    Un día me contó la odisea por la que pasó debido al alcohol y como perdió a su esposa y a sus hijos por el ¡maldito vicio! También me dijo que le agradecía a Dios que le había dado la oportunidad de recuperar la sobriedad.
    Tiempo después mi hijo se enfermó, y debidoa eso dejé de ir a A A. Cuando regresé me extrañó no encontrar a Juanito, ya que le faltaban tres meses de servir en A A. Pregunté por él y unos de los internos me dijo: "no seño, el pobre Juanito regresó a la bebida, ¡que lástima!, ¿no cree?, ¡mire que ya tenía años y medio de sobriedad!
    Te saludo con cariño: Doña Ku

    ResponderEliminar
  12. !Cuantos comentarios y que magníficos!, el tema, veo que no deja indiferente... antes que nada perdón por el retraso en contestar, pero es que estoy malita (fiebre, dolor de garganta, mal cuerpo... la garganta es el talón de Aquiles de mi cuerpo, mi punto débil. Ya veis, apenas hemos comenzado el otoño, y yo, venga a disolver ibuprofenos (ya sabéis, la medicación en sobrecitos granulados), hoy, desde luego me siento mejor que ayer, y, como espero que continúe la progresión aritmética, mañana, me encontraré mejor que hoy, y pasado, aún mejor... total que el martes, buenísima ya -espero-.
    Paso a comentaros uno a uno que el tema tiene migas.
    Mil besotes enormísimos, corazones

    ResponderEliminar
  13. LARISA, millonazo de gracias por el comentario, sí, es un relato duro y amargamente realista -cierto, tienes razón-, pero antes que nada Larisa, es un relato, una historia inventada de cómo me parece a mí (yo sí tengo trabajo) la situación y los sentimientos de quien no lo tiene, le han minado la ilusión por tenerlo y hasta carece ya de un horizonte siquiera para seguir tirando, pero vuelvo a lo de antes: es un relato. Tú, sigue pa lante, -yendo al INEM o a donde haga falta- y a por tu trabajo, que ya sabes el refrán ese que dice que quien busca, haya. Deseo que tu búsqueda sea fructífera, y que mañana mismo, te llamen para trabajar.

    Un besote gordísimo y mu sonoro

    ResponderEliminar
  14. JOSE ALFONSO, millonazo de gracias por el comentario, corazón, sí estoy contigo, ahí afuera, debe haber más de un Bart, bebiendo y brindando en medio de una soledad total, como en un túnel negrísimo del que quiere salir pero en el que no ve la luz por más que ande, un túnel ciego.

    Un besote regordísimo

    ResponderEliminar
  15. ANDRES, millonazo de gracias por ese comentario absolutamente magistral que desde luego comparto contigo, tienes toda la razón, en este país está demasiado arraigada la cultura de la subvención, y el ser humano -además-, es hedonista por naturaleza, y siempre se tira a lo fácil, a lo cómodo... despotricamos mucho y hacemos poco, sí, y, encima, tenemos más bares que toda Europa junta y nos da por recurrir al bar, a ahogarnos en alcohol, a evadirnos así de la soledad, el fracaso, los problemas, la desestructuración...y nos vamos hundiendo cada vez más, perdiendo la dignidad y hasta la vida, sí. Cierto, tienes razón.
    Pero es que a veces, todo eso junto es dificilísimo de digerir según para quien, no todos tenemos las mismas actitudes, ni la misma autoestima, ni la misma cabeza, ni el mismo sentido de la realidad y de la perspectiva... ya sabes Andrés, todos somos iguales, por supuesto, pero diferentes. Hay quien aguanta incansable cinco meses, ocho, un año y medio, dos, buscando trabajo. Y hay quien después de buscarlo tanto tiempo, cae en el bar y en una espiral de autodestrucción... juega un papel esencial en este escenario la edad (juega en tu contra, claro), nuestro personaje tiene unos cuarenta y cinco años, sabe perfectamente que si hay trabajo para alguien va a ser para uno de treinta o de treinta y tres o de treinta y seis, él, está fuera de los parámetros que siempre barajan las ofertas laborales ¿como se sale de ese túnel negro en donde empiezas -no a sospechar- sino a tener la certeza de que es un túnel ciego?
    Yo no conozco personalmente a nadie como Bart, pero, cuando me lo imaginaba, lo veía perfectamente... lo veía y hasta lo comprendía.
    Y yo también "en ocasiones veo muertos", nos parecemos bastante, corazón.

    Un besote gordisísimo y supersonoro.

    ResponderEliminar
  16. LOU, millonazo de gracias por el comentario. Sí, así es, un relato triste, tristísimo, y duro y realista... así es, con el trasfondo de la desesperanza y la desilusión y la soledad, ¿que puede esperar nuestro Bart?, ¿que puede esperar cuando lleva años buscando un trabajo que no encuentra porque no hay, y cuando (oh! mirlo blanco) hay, se lo dan siempre a otro... más joven?... él no está ya dentro de las horquillas de las ofertas laborales ¿quien contrata a un hombre parado de cuarenta y pico años?.
    Tienes razón Lou, tienes toda la razón: solo puede esperar que se tronche la rama y dé de bruces contra el suelo para siempre.

    Mil besitos gordotes, reina.

    ResponderEliminar
  17. ARMANDO, millonazo de gracias por el comentario... sí, es un relato triste, !pobre Bart!, estoy de acuerdo contigo Armando en que en una situación como ésta, nada es fácil, todo tiene múltiples aristas, varias caras, y, no solo está la crisis personal del que ha perdido el trabajo, lo busca y no lo encuentra, también está la crisis de pareja, la crisis social, con esa ruptura de amigos y familia, la crisis moral o de valores (como queramos llamarla)... y, claro, la crisis económica del trasfondo de todo, fagocitando hasta la vida.

    Un besote muy gordísimo y sonoro

    ResponderEliminar
  18. MANEL, tres millonazos de gracias por esos tres comentarios, por dios, vamos por partes, corazón:
    Es cierto todo lo que dices respecto a las medidas que ha tenido que tomar el gobierno, y es cierto lo de que estamos acostumbrados (en este país, que no en otros) a considerar al Estado como a nuestro padre, y, papá me dará trabajo, papá me dará vivienda, papá me dará cole para los niños y buenos médicos gratis cuando nos enfermemos... sí, estamos acostumbrados a ver al Estado como un maná inagotable, y además, nos tiramos siempre a lo cómodo, es cierto... pero también es cierto que sin ser el Estado nuestro padre ni una fuente de maná bíblico, el Estado es el Estado, y de alguna manera tiene que cumplir su función de Estado ¿porque el Estado tendrá algo que hacer en cuanto que Estado, tendrá que cumplir con sus obligaciones de Estado, tendrá que meterse en situación y solucionar los problemas sean cuales fueren los escenarios que se le presenten, no?, y la cuestión sería más bien a la inversa, ¿hace el Estado lo que debiera?, o, ambos axiomas juntos: ¿hago yo lo suficiente y hace el Estado lo suficiente, lo que debiera?, porque ¿cual es mí suficiente?, se entiende que mi suficiente es formarme y buscar y buscar trabajo... si lo hago, si me formo y lo busco y lo busco y no lo encuentro ¿soy yo quien falla, o alguien más falla?... la misma consideración podríamos hacerla respecto a los Sindicatos, -y estoy de acuerdo contigo, son necesarios, aunque en este país no estén a la altura de otros (países) como franceses, ingleses, etc.
    Yo tengo un amigo que en broma y con ese humor ácido que él tiene, me dice que lo uniquito que tiene que hacer Zapatero pa solucionar el problema del paro es hablar conmigo y poner en marcha el plan B, (y es que yo siempre digo que me parece fatal lo del subsidio de desempleo, porque no hace sino minar la moral y llevar al parado a una espiral de pérdida de autoestima, que no hace sino restarle actitudes y posibilidades de salir justo del paro en el que se encuentra), que yo, -y aquí viene el plan B-, a los parados no les daría un subsidio sino el salario mínimo: un sueldo, ahora bien, en justa contrapartida los mandaría a trabajar, les exigiría hacer una jornada laboral de 8 horas, sentirse día a día útiles, obligados a levantarse de la cama y salir a la calle y currar ¿donde, si han perdido el trabajo?, les procuraría un trabajo social en la administración, en las ONGs, (siempre faltan manos para limpiar cauces de ríos, senderos forestales, ordenar bibliotecas y archivos, redactar notificaciones varias... etc. Cambiaría el subsidio por un salario mínimo -curando día a día- hasta que pudieran encontrar un trabajo, y refirmaría a fondo INEM y Sindicatos para que de verdad fuesen fuentes de búsqueda y oferta de trabajo, y catalizadores de relaciones laborales estricto sensu. Y a los que no cumpliesen con su trabajo social día a día, no les pagaría nada... ya sé que hay mucho fraude en los subsidios y mucha picaresca y gramática parda.
    Y ahora te dejo, que mira que horitas son y toca la comida... seguiré luego con los otros comentarios, eh!

    Un besote gordo

    ResponderEliminar
  19. MANEL, ya de vuelta, vamos con los otros dos:
    Empiezas con lo del Marca y las apuestas... respecto a lo primero, completamente de acuerdo, !que voy a decirte!, yo, no es que esté en contra del Marca, por supuesto que no, ni del deporte, pero la verdad, sí que me gustaría que las estadísticas cambiasen, y en vez de que el periódico más leído en España sea uno deportivo, que fuese uno de otra categoría, pero enfín, !que le vamos a hacer, esto es lo que hay!. Con lo de primis, bonolotos, quinielas, apuestas y demás, pues, como dicen los franceses, zéro, esto es, no sé nada de nada... pero te entiendo perfectamente !claro que sí!, y lo comparto.
    Y en lo restante del comentario, tienes razón... pero discrepo contigo en eso de que los bancos también se van a la mierda cuando hacen las cosas mal ¿cuales bancos?, yo no conozco a ninguno que se haya ido a la mierda, a ninguno, es más, todo lo contrario: a los bancos resulta que siempre les va bien, mejor, o fantástico, siempre cierran sus ejercicios con ganancias y repartiendo dividendos, y curiosamente, si acaso llega una crisis -mundial como la actual-, inmediatamente se les insulflan fondos... imposible no dar beneficios así, y menos, llegar a la quiebra o a la mierda como tu dices.
    En cuanto al comentario literario... ¿que puedo decirte Manel?, la verdad, es que no tenía ni idea de que Bartolomé significaba perspicaz, ni de que San Esteban fuera un martir, ni de que el evangelio de San Mateo estuviera puesto en duda... ni idea de ésto hijo mio, pero a lo mejor tienes razón, y los nombres -que elegí sin más, a puro voleo-, tengan mucho más que ver de lo que creemos... que pase como con los números, de los que existen innumerables lecturas y teorías, y algunas antiquísimas... es eso de que, a ver, tanta gente diciendo ésto de los números (o de los nombres) que, tendrán por lo menos algo de razón ¿no?...ja,ja,ja, ¿y si le hubiera puesto al prota de nombre Kevin, River o Cosmos, que resultan que están de moda?, ¿que me habrías dicho con nombrecitos como esos?

    Un besote corazón, ya sabes, gordísísimooooooo

    ResponderEliminar
  20. MERCEDES, millonazo de gracias por el comentario, reina... sí, ya ves que el tema es de los que no dejan indiferente, y claro, imposible no compartir posturas y pareceres, !totalmente de acuerdo contigo!, pero, por encima de todo, el trasfondo es ese, la angustia tormentosa de un hombre que ha perdido el trabajo, que por más que ha pedido y buscado no ha conseguido encontrar otro empleo, y que, como una sucesión de círculos concéntricos, se ha desencadenado en su mundo un completo cataclismo: pierde a su mujer, se distancia de su familia y amigos, pierde su autoestima, pierde la ilusión, pierde la fé en todo, pierde la dignidad y se topa con la bebida... es posible que su salida sea inadecuada, pero, sólo, hundido, sin esperanza, sin nadie y sin nada ¿quien puede conseguir salir más o menos airoso, y no querer terminar de una vez con todo?... pienso que, hay que entender a mi Bart, a todos los Bart, porque, más de uno habrá, seguro.
    Millonazo de gracias por esos ánimos a seguir escribiendo... millonazo, de verdad.

    Un besote de los supergordísimos

    ResponderEliminar
  21. SOÑADORA, millonazo de gracias por el comentario, corazón... tienes toda la razón del mundo, es un relato crudo: intenta expresar la agonía del que pierde su trabajo, quiere trabajar y no encuentra un empleo, y, mientras, en ese infernal camino que le va conduciendo a la autodestrucción, pierde a su mujer, a su familia, a sus amigos, va perdiendo su autoestima, su ilusión, su esperanza, su voluntad, su dignidad... y solo encuentra el alcohol, que termina por hundirlo del todo... triste y crudisimo, sí.
    No sabía que en Perú no hubiera subsidios, pero este hecho que así, a bote pronto pudiera parecer que es malo, mira, ha hecho que -como dices-, seáis un país recursero, y que cada quien se las ingenie para crearse su propio trabajo, y eso, es bueno, sí que es bueno.
    En todo caso, vivir sin trabajo, sin tener nada que hacer, con un horizonte en donde no existe nada más que el bar, debe ser terrible, absolutamente terrible y demoledor... algo que hunde a cualquiera.
    Mil gracias por tus palabras, de veras.

    Un besote, ya sabes, de esos bien gordotes y muy sonoros.

    ResponderEliminar
  22. DORA, millonazo de gracias por tu comentario... estoy completamente de acuerdo contigo, completamente, el alcohol es autodestructivo, te empuja día a día, lentamente, al mayor de los infiernos, del que resulta dificilísimo salir, y menos sin una ayuda constante. Una vez, una ex-alcohólica que había conseguido dejar la bebida gracias a A.A., me dijo que, aunque llevaba ocho años rehabilitada, cada vez que en alguna celebración (boda, bautizo, etc) le ponían una copa de vino por delante, un temblor le recorría el cuerpo de arriba a abajo, y tenía que irse de allí, pues le costaba muchísimo sobreponerse y con firmeza decirle "no" al alcohol... después de ocho años !que tremenda droga el alcohol!.
    Comprendo y suscribo una a una tus palabras, Dora, yo, también digo como los internos !!!pobre Juanito!!!.

    Un besote enormísimo, cargadito de cariño.

    ResponderEliminar
  23. A lo qué hemos llegado!!!...Es muy triste que a las personas de bien se les aparte de esta manera y a gentes sin escrúpulos les venga todo dado....¿ Hasta cuándo esta España nuestra podrá soportar esta situación...? Y lo peor de todo es que la gente lo acepta cómo algo normal...Yo me sumo a tu grito aunque no nos escuchen los necios ni los falta de solidaridad y justicia por una sociedad más justa, el derecho a un trabajo.Un fuerte abrazo y que tengas una estupenda semana.

    ResponderEliminar
  24. APM, he entrado a este tu entretenido espacio "de la mano" de Larisa.
    He leído lo que aquí tus buenas letras derramadas van plasmando en el SILENCIO DE LAS PALABRAS, y decirte que por aquí me quedo, si no te importa.

    Magnífica entrada. Bien narrada y con un buen hilo conductor. Me has dejado intrigada hasta el final, y no es fácil conseguirlo, créeme.

    Un saludo y una sonrisa a AlmA AbierTa de una aprendiz de escritora,

    Amber

    ResponderEliminar
  25. ANGELA, millonazo de gracias por el comentario... sí, tienes razón, a lo que hemos llegado!. Leyendo tu comentario, me has recordado a mi madre, que, frecuentemente, lanza un "!a lo que hemos llegado!" con pesar, como el tuyo. Ella, siempre dice que ya nada es como antes y que lo peor de todo es la gente, que la gente está deshumanizada, y con gente deshumanizada qué clase de sociedad y de mundo vamos a tener, y qué valores y derechos vamos a esgrimir, y, tiene razón: las dos tenéis razón... y este pensamiento, axioma, sentimiento, o como queramos llamarlo, podemos extrapolarlo al problema del paro, al de la excesiva violencia (física, verbal y de todo tipo), al de la justicia... etc.
    Me ha encantao leerte, corazón

    Un besote gordísimooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  26. AMBER, millonazo de gracias por tu comentario, de veras, muchísimas gracias... te diré Amber que tus palabras me han sonao a gloria bendita -como decimos por Sevilla-, porque la encantada de que te haya sorprendido y gustado el relato, soy yo, por supuesto, y, bienvenida a este blog que, es el tuyo, desde luego compartido.

    Un besote de esos bien gorditos y mu sonoros

    ResponderEliminar
  27. Cuando un relato provoca esta cantidad de reflexiones y opiniones tan diversas es que ha sido todo un éxito, ha cumplido con su misión; que no es otra que mover algo dentro y hacer que se reaccione con su lectura.
    No escribimos en vano, por escribir, queremos despertar sentimientos, emociones.
    Enhorabuena.
    Mile bacci.

    ResponderEliminar
  28. ANDRES... hoy estoy como sonámbula, por ponerle un término algo dulce a cómo estoy: triste, muy triste, angustiada, asustada, y no dejo de pensar en lo mismo: se ha muerto Juan.
    Me he enterado esta mañana y porque una compañera de mi antigua oficina ha venido a tomarse un cafelito conmigo y me lo ha dicho en persona, sin la frialdad de dar una noticia así por teléfono. Juan era nuestro compañero, en la antigua oficina, era joven, sólo cuarenta y tres, y se ha ido en un visto y no visto, en cosa de quince días, de un cáncer en el páncreas... !no me lo puedo creer, si lo ví a principios de agosto por la calle, paseando con su mujer y estaba lleno de vida!... !otra vez!, y digo otra vez, porque la noticia con la que me topé cuando volví de mi viajito al sur de Italia fue con la muerte inesperada de Fernando, el marido de una amiga, que también falleció en ná y menos de no sé qué enfermedad rarísima también en el páncreas... y me afectó, me afectó tantísimo que aún ando retrasando el ir a la casa de mi amiga a tirarme con ella una tarde charlando y llorando, hay situaciones que me destartalan y me descomponen toda como los rompecabezas de los niños, y carezco de la habilidad de los enanos para encajar las piezas, no ya con rapidez, sino ni siquiera con lógica y soltura.
    Entré en el blog y leí este comentario cariñoso y conmovedor que me has hecho, y esos miles de besos que me mandas en italiano que me han sabido mucho más que a gloria, créeme, a purita gloria tus bacci... entré en tu blog, para contarte que me sentía triste y asustada y todos esos sentimientos que te he dicho, y darte las gracias por los besos, que siempre son liberadores de pesadumbres, y en tu relato, la muerte de Yuri con veinte años y la teoría científica de las cuerdas que recuerdo me la estudié en el insti, porque una de mis optativas era física... la teoría de las cuerdas y las supercuerdas. No te he podido dejar un comentario, hoy no, y además yo sé que me entiendes, lo sé. Pero te mando millonazos de miles de bacci y un abrazo enorme, enormísimo, de los de te quiero un montón.
    alicia

    ResponderEliminar
  29. Hola, apm, el relato es real como la vida misma, y literariamente está impecable.
    Es como la vida misma.
    Felicidades por el relato.
    Espero que no sea reflejo de una situación que te esté pasando.
    Te mando un millón de besos.
    Rampy

    ResponderEliminar
  30. Un pommier qui pourrait bien être celui d'Adam et Eve... Pour le texte, je suis désolée, je n'ai aucun vocabulaire en espagnol.
    Juste un petit bisous au passage!
    Amicalement,
    Kenza

    ResponderEliminar
  31. Gracias por tu consideración al hacerme partícipe de tu dolor.
    Ánimo, lo siento. Lo siento mucho cuando la muerte sorprende a una persona joven, de verdad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. RAMPY, muchísimas gracias por el comentario... sí, tienes toda la razón del mundo Rafa, demoledoramente real, cierto, como la vida misma. Pero no te preocupes corazón, no es autobiográfico el relato, ni siquiera puedo personificar a nuestro Bart, porque no conozco a nadie así -aunque sí que tengo amigos y conocidos busca que te busca trabajo-, pero en fin, yo, afortunadamente, sigo contando con un trabajo estable.

    Y, évidentement, que yo te mando otro millonazo de besos supergordos para tí... bien sûre mon ami!.

    ResponderEliminar
  33. KENZA,
    !Que la joie!, nice de vous lire, vraiment, et je suis une grande illusion à ecrire cet avis. La vérité est que le pommier a un très gros, qui, sans doute, purrait bien être celle d´Adam et Eve, mais je crains que le paradis était plus abondante et moins froid...
    Ne vous inquiétez pas les mots, je vous le dis: c´est une petite histoire qui raconte la vie quotidienne d´un chômeur qui est fatigué de poser et de chercher du travail et ne le trouve pas, qui voit ses amis, la famille et les voisins pour donner le recul, comment sa femme l´a quitté et, avec tout ce scénario, lui, vient trouver le chemin facile de la barre, de l´alcool. Enfin, fatigué et tout, décide de prendre sa vie.
    C´est une histoire dure et triste, je sais, mais que la vie présente, rempli de solitude et de l´individualisme et pas seulement une grande crise economique, qui semble ne pas lever la tête, il est aussi très, très dur... n´est-ce pas?.

    Un bise énorme, et bon week-end Kenza.

    ResponderEliminar
  34. ANDRES, muchas, muchísimas gracias, de verdad... la muerte angustia siempre, pero a mí me pasa igual que a ti, que me quema y desazona enormemente la muerte prematura, porque me parece como que fuera un poco más dolorosa, ya que lo lógico es irse cuando has vivido una vida, -y más en este caso: hemos trabajado juntos muchos años-, pero ya ves, a veces, algunas veces, no se cumplen las leyes de la lógica, y de pronto te vas para siempre cuando te queda toda la vida por delante !tremenda ironía -por no emplear otro término- del destino!

    Bacci, bacci y más bacci... gordisísimos todos, corazón.

    ResponderEliminar
  35. Tremendo, tremendísimo, apm, pero real como la vida misma. ¿Qué le quedaba al desgraciado si le han quitado el trabajo y con él la dignidad? Bueno, por lo menos el Bartolo murió contento, se vio sin alternativas y allí se fue, de copas... y de botellas, el pobre santo.

    Me encantó tu cuento, apm, lleva encima toda la denuncia social que nos rodea, pero lo has hecho con un humor y una delicadeza especiales.

    Felicitaciones, reina.

    PD: Había perdido tu enlace, amorosa, y con la falta de tiempo no podía ni con mi alma. Ahora un poquitín más desocupada, entré a la hostería donde te encontré :)
    Vete para allí niña, que ya se han vuelto a abrir las puertas.

    Besazos gordotones.

    ResponderEliminar
  36. Holaaaa.

    Me pongo a leerte y tu hitoria me lleva abrir los ojos y pensar a cuanto como Bartolomé he conocido y que si no han tenido un final parecido ha sido simplemente por algun tipo de suerte o de desgracia que también puede ser.

    Somo tan necios, tan implacable, tan inhumanos que vemos, palpamos, sorbermos la desgracia de nuestro amigo, vecino, conocido y no solo no les ayudamo sino que no cruzamos de acera o miramos un ecaparate para no coincidir y que no nos salpique la "peste" que desprende su vida.

    Gracia por presentarnos la cruda realidad.
    Me ha conmovido y me ha dolido la vida y la muerte de Tu, de nuestro Bartolomé Murillo.


    Mi mejor sonrisa para ti

    ResponderEliminar
  37. LILI, millonazo de gracias por el comentario, reina... sí, tienes toda la razón ¿que puedes hacer si ya no te queda ni la dignidad?, y en esas, el pobre Bartolo se tiró quizá a lo más fácil, a la bebida, pero mira, como tú dices, por lo menos murió contento.
    Me voy corriendo pa la Hostería !ay que bien que de nuevo esté abierta!!!

    Un besote Lili, ya sabes, uno de esos supergordísimos

    ResponderEliminar
  38. EL MAR...SIEMPRE EL MAR, millonazo de gracias por tu comentario, poeta, la verdad es que sí, es un relato duro y crudo; es de ficción, pero ya sabes, la realidad muchas veces !tantas!supera a la ficción, -para nuestra desgracia, claro-, y, frente a la tremenda realidad de nuestro personaje, la no menos tremenda inhumanidad del entorno, como bien dices.
    Agradecidísima por tus palabras, de verdad, encantada de que el relato te haya conmovido.

    Un besote bien gordísimo y sonoro

    ResponderEliminar
  39. Hola, como estas ???
    Permiteme presentarme soy Romina administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y me parece un exito, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    Exitos con tu página.
    Un beso
    rominadiazs@hotmail.com

    ResponderEliminar
  40. C'est très gentil Apm pour cette traduction sans laquelle j'avoue que je ne comprendrai pas grand chose... Merci beaucoup pour cette délicate attention!
    Bisous et très bon week-end

    ResponderEliminar
  41. ONE,TWO,THREE... millonazo de gracias por el comentario, Romina, de veras, muy agradecida por tus palabras, ahora voy a tu dirección de correo a contestarte, corazón.

    Un besote bien gordo.

    ResponderEliminar
  42. JORDIM, millonazo de gracias por el comentario, hombre... y, como añadirían los franceses, merde, c´est que la réalité dépasse la fiction!

    Un besote gordo

    ResponderEliminar
  43. KENZA, merci pour vôtre commentaire, la douceur est la vôtre, ou du moins partagé, vraiment, je tiens à écrire en français parce que vous savez que j´aime cette langue, et j´aime à la fois de vous faire un résumé de ces histoires courtes que je publierai, comme laisser mes commentaires sur votre belle Thé au jasmin.

    Un gros bisou, ma chére amie

    ResponderEliminar