sábado, 16 de enero de 2010

cuesta la independencia


Eran las seis y poco del miércoles y, como todas las tardes de los miércoles estaba allí, en aquel hotelito discreto de las afueras, tras haber despedido al cliente.

Desde hacía dos años, esta rutina formaba parte de su vida y constituía su gran secreto, su secreto. No le afectaba moralmente, ya no, sabía de sobra lo que costaba la independencia... pagar el piso, la factura de la luz, la del teléfono, la matrícula de la facultad, el metro, la ropa chic que le gustaba llevar, llenar el frigorífico... sabía perfectamente cuánto costaba la independencia.

Durante estos dos años había sorteado con bastante habilidad las preguntas escabrosas de su familia a cerca de sus ingresos, contestando con un lacónico "cuido niños, soy canguro", lo cual era cierto, aunque insuficiente... durante estos dos años había ocultado con notable eficiencia a sus amigos, esos enigmáticos miércoles suyos; no obstante, llevaba un par de días que notaba como entre la pandilla se había instalado una atmósfera diferente, densa, hermética, que pesaba como una losa y le incitaba a la tristeza, a un sentimiento de penosa soledad.
De igual manera venía constatando mil miradas de soslayo, claramente sospechosas, entre sus compañeros de clase.

Sonó el teléfono, salió de la ducha presta a cogerlo, secándose todavía el pelo. No reconoció el número al mirarlo en la pantalla del móvil, no le dió tiempo a contestar el consabido "sí", "diga", porque apenas descolgó, escuchó un nítido !puta!, solamente eso, nada más, sólo eso, el que llamó colgó de inmediato tras el mensaje.
Exhaló un suspiro que le llegó al alma, hondo, uno de esos suspiros profundos, sinceros, dolorosos, y en el que recordó de pronto aquellas palabras que desde niña le decía su madre: los actos siempre tienen consecuencias. Un suspiro, que después de todo, sentía casi liberador.

Siguió, siguió mecánicamente vistiéndose, y allí, sentada en la silla de aquella habitación discreta, poniéndose las bragas, su mente, voló sin saber porqué, a aquellas palabras de don Quijote a Sancho: ladran, luego cabalgamos... las lágrimas, le caían copiosas mojando las baldosas del suelo.



Mil besitos querid@s. Sed felices

44 comentarios:

  1. _____(""(``"´´)")
    _____) ....¨¨. .¨¨(
    ____ / ..... (6 _ 6)'\
    ____ \ ..... ). ( 0 ) '/ .. ;@;
    ____,-`. ----- ‘=’ -´_;@;@;
    ___ /__ |...... `o´.\' .\,(|)
    ___ (,,,,,) ....... o ...|'_ /|\
    ____/'.====`( )’=|
    ___ '|----'...............|___ ;@@;__ ;@@;
    _,;;, |.............. /... /___;@@@;_;@@@;
    _)_(.|_______/__/_____ \|/_____\|/
    _\|/_ (______)) _))___ (( ))___(( ))
    HOLAAAAAAA AMIGA VINE A TRAERTE UN OSITOOOOOOOO
    QUE TENGAS UN MUY LINDO FIN DE SEMANAAAA
    UN ABRAZO DESDE MUNDO ANIMAL.
    CHRISSSSS

    ResponderEliminar
  2. Hola apm, antes que todo mil gracias por los comentarios ofrecidos a mis blogs, me ha dado inmenso gusto encontrarte y espero sigamos visitándonos.

    Me dejas sin palabras ante tu relato, tus letras son verdaderamente atrpadoras de atenciones y has logrado trasladarme a ese lugar, en donde sé lo que cuesta la independecia...

    Me encanta como escribes, amenazo con volver.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. CHRIS, muchas gracias por el comentario, corazón... también yo te deseo un buen finde.

    Un besote, de los gordísimos

    ResponderEliminar
  4. MINA, muchísimas gracias por el comentario, la verdad es que tus blogs son fantásticos, magníficos, y escribes maravillosamente bien tanto en verso como en prosa, en una prosa poética muy envolvente. Me alegra que te haya atrapado mi relato, y que amenaces con volver... yo también amenazo con volver a tu casa !ya lo creo!

    Un besote, de los gordísimos

    ResponderEliminar
  5. Jo, me ha gustado un montón el texto.
    Y es que, a veces la vida es tan complicada, que realmente no sabemos nada de nada.
    Y lo de juzgar al resto de la humanidad por sus actos es lo único que sabemos hacer, sin plantearnos el por qué, verdad?


    Muchos besos, niña!!

    ResponderEliminar
  6. Mejoras cada día. me ha gustado mucho tu relato. Es duro y emotivo, pero sin perder de vista algo de ternura y humanidad.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. LOU, millonazo de gracias por el comentario, encantadísima de que te haya gustado... sí, tienes razón, a veces juzgamos demasiado ipso facto, demasiado a la ligera, y la vida es complicada, demasiado complicada.

    Un besote, ya sabes tú, de los gordísimos

    ResponderEliminar
  8. JOSE LUIS, muchísimas gracias por el comentario, muchísimas, de verdad... el relato es duro, es cierto, pero efectivamente con marcados tintes de humanidad y ternura, en un equilibrio difícil entre la comprensión, la aceptación, y la reprobación.

    Un besote, por supuestisimo, de esos bien gordos

    ResponderEliminar
  9. Me gustó el relato aunque hay una frase con la que no estoy de acuerdo: "los actos siempre tienen consecuencias" debería ser así pero por desgracia estamos cansados de ver como gente sin escrúpulos se sale siempre con la suya.

    ResponderEliminar
  10. En el fondo de su ser, por qué lloraba la chica???

    Quién cabalgaba y quién ladraba???. Creo que ella, ni lo uno ni lo otro.

    Un texto con un sentido profundamente humano y que habría muuuucho que analizar... o nó. Para mí, sí. (yosque le doy muchas vueltas al coco en estas cosas... jeje)

    Besicos.

    ResponderEliminar
  11. URQUIJO, muchas gracias por el comentario... fue un placer leerte en tu blog, aunque mi comentario fuese de nula ayuda, pero es que la pregunta se las trae, caramba.
    Sí, lamentablemente es cierto lo que dices, hay gente sin escrúpulos que siempre se sale con la suya, es verdad.

    Un besote, de los gordos

    ResponderEliminar
  12. GUILLERMO, mil gracias por el comentario, corazón... por partes, veras Guille, la chica lloraba porque le pesaba inmensamente el prostituirse los miércoles, pese a su motivo, porque veía que la inmunidad de su secreto se venía abajo, porque en el fondo no esperaba esa llamada de teléfono, anónima, sin opción a defensa.
    Los que cabalgan son don Quijote y Sancho, y los que ladran son los perros que vienen detrás pisándoles los talones, esta frase -que en verdad no está en el libro (el Quijote, claro)- la emplea el sentir popular para indicar algo así como el refranillo ese de cuando el rio suena, es que algo lleva, ya sabes...
    Y sí, habría mucho, muchísimo que analizar en esta situación !ya lo creo que sí!

    Un besote, como siempre, de los gordísimos

    ResponderEliminar
  13. la cobardía anónima, de la voz en el teléfono...
    eso es lo peligroso, que no podamos hacer de nuestras vidas, aquello que deseamos.
    necesidades tenemos todos, como las resolvemos, es privado de cada uno
    abrazos querida amiga

    ResponderEliminar
  14. Cada uno debe afrontar las consecuencias de sus actos y no debería importarle el que dirán.

    Me encantó tu texto, apm, es tierno, melancólico, humano, uno de esos textos que te dejan pensando...

    Un besotón, mi dulce :)

    ResponderEliminar
  15. ABU, muchísimas pero que muchísimas gracias por el comentario... estoy contigo, tienes toda la razón del mundo y aún más, así es, la cobardía anónima en este caso de la voz del teléfono, que te deja, sin opción siquiera a defensa, a explicación... efectivamente, es privado la forma de resolver las necesidades.

    Un besote, como siempre, supergordísimo.

    ResponderEliminar
  16. LILI, millonazo de gracias por el comentario, millonazo... es verdad, cada uno debe afrontar las consecuencias de sus actos sin importarle el qué dirán, aun cuando sea un trago difícil.
    La encantada soy yo con que te haya gustado.

    Un besotón también para tí, un besotón supergordísimo

    ResponderEliminar
  17. A veces, lo que llamamos independencia no es más que un estado lacónico de esclavitud. Todo tiene su ida y vuelta.


    Un abrazo!
    P.d
    muchas gracias por tus amables comentarios en mi blog!

    ResponderEliminar
  18. Triste pero buena entrada. Me encanta viajar con las historias contadas. 1abrazo

    ResponderEliminar
  19. NEO, millonazo de gracias por el comentario, reina mía... tienes razón, estoy totalmente de acuerdo contigo, totalmente, todo tiene su ida y vuelta, o como decimos por aquí, todo tiene su cara y su cruz... ¿como que gracias por mis amables comentarios?, gracias antetodo para ti, como dice mi hija pequeña cuando quiere hacer énfasis en una cosa que es verdad por evidente, ella dice eso es "verdad verdadera", pues eso, mis comentarios son verdad verdadera, y transmiten cariño, mucho cariño, porque es eso lo que te tengo.

    Un besote, como siempre, de los gordos.

    ResponderEliminar
  20. DAVID, muchas, muchísimas gracias por el comentario corazón... sí, tienes razón, que duda cabe que es una historia triste, triste y dura, aunque también está llena de humanidad y de matices, como la vida misma, las cosas no son blancas o negras. David, la encantada soy yo de que te haya gustado el relato... encantadísima

    Un besote, ya sabes, de los supergordos.

    ResponderEliminar
  21. Hola apm
    Qué bien se te da esto de escribir relatos, cada uno de ellos lleva una historia personal,que cualquiera se puede ver reflejado.

    Esta chica, como otras, mantiene su independencia esclavizando su cuerpo,aunque personalmente no creo que la más acertada, es una opción de vida.

    Un gran abrazo y que pases una buena semana.

    ResponderEliminar
  22. ALHENA, millonazo de gracias por el comentario, millonazo... ya ves reina, aquí me tienes, escribiendo relatos de mujeres de todo tipo, en este caso, la chica que mantiene su independencia esclavizando su cuerpo, -efectivamente, como tú dices-... y, ni a tí, ni a mi, ni siquiera a ella misma le parece la forma de vida más acertada, !claro que no!

    Un besote, como siempre, de los supergordísimos

    ResponderEliminar
  23. Hola, apm, ¿ Cómo estás? Me ha encantado tu post. Incluso no he podido evitar el que se me cayera alguna lagrimilla.
    Un rampybeso y feliz día

    ResponderEliminar
  24. RAMPY, muchas gracias por el comentario, corazón, muchísimas gracias... la encantada más que nada soy yo con que te haya gustado el relato hasta incluso la lagrimilla, eres un sol.

    Un besote, por supuestisimo, de los gordos

    ResponderEliminar
  25. Tu post es duro y real como la vida misma ... A veces buscamos la soledad consentida para librarnos de algo que nos aprienta demasiado y deseamos liberarnos....¿ cómo...? Acudiendo a ese hotelito todos los miércoles... Me gustó tu relato... Es muy real.Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  26. Permitir que ocupe un trocito de vuestro espacio, para deciros que un compañero bloguero vuestro a conseguido cumplir un sueño…A publicado su primera novela “LA MACULA PURPURA”…Pero para que ese sueño se cumpla del todo, esa novela tiene que ser leída…estuvo mucho tiempo en un cajón y ahora tiene que salir de su ivernación,espero la camaradería de todos vosotros, estoy segura que a todos vosotros os gustaría cumplir un sueño como este, y os puedo asegurar que no hay nada más satisfactorio que ayudar a que ese sueño se cumpla…vuestro compañero es… salmorelli.blogspot.com

    LA MACULA PURPURA…Tiene todo lo que un lector aprecia de una novela…Mafia, iglesia, poder, ambición, amor, y sobretodo lealtad.

    Perdonar y gracias.

    QUE TODOS VUESTROS SUEÑOS SE CUMPLAN!!!!!!!!!

    Mary.

    ResponderEliminar
  27. ANGELA, millonazo de gracias por el comentario, de verdad, encantadísima de que te haya gustado este relato, y sí, tienes toda la razón, a veces creemos bueno algo que luego nos aprieta y deseamos liberarnos... como la chica del relato

    Un besote, por supuestisimo, bien gordo

    ResponderEliminar
  28. DRACO, !que gran idea!, muy buena esta idea tuya del comentario dando a conocer el libro y también el blog... yo, que me río a rabiar, con las cosas que pasan en esa Hostería de Cristófano Butarelli, y que disfruto leyendo los relatos por capítulos de Salmorelli (Tomás Prieto Martín), recomiendo de veras que entréis en sus blogs y, desde luego, que leáis esa primera novela suya.

    Un besote Marita, ya sabes, un besote de los supergordos

    ResponderEliminar
  29. Me he visto en la piel de esa mujer...Me ha encantado tu relato.

    Perdona que llegue tan tarde, no sé porqué no se me actualizó la entrada de tu blog...Ay San blogger...:(

    Muchos besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  30. ANA, tú no llegas tarde nunca, pero que nunca... bienvenidisima siempre en cualquier momento. Muchísimas gracias por el comentario, corazón, la encantada soy yo con que te haya gustado, ya sabes.

    Un besote, de los supergordísimos

    ResponderEliminar
  31. SALÍ A PASEAR A JUANDRILA, LA CERDITA, Y ENTRAMOS A SALUDARTE, UN ABRAZO APM

    ResponderEliminar
  32. Apm, tu relato me dejó un sabor tristón. En realidad, quién es quién para juzgar a nadie?Pero es cierto que ahora , de pronto, su mundo ya no es seguro y tendrá que enfrentar momentos duros.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  33. Apm: No son todos los que están, ni están todos los que son. Esto viene al caso, porque hay quienes toda su vida pasan por personas de intachable moralidad y no lo son, y hay otras que a pesar de pasar por inmorales son más integras, que quienes las acusan.
    Todo es muy relativo, querida amiga.
    Con mi cariño: Doña Ku

    ResponderEliminar
  34. Nadie tiene derecho a juzgar a nadie... siempre he dicho que prefiero una puta a una proxeneta, un hijo gay a un hijo violador...creo que la sociedad es muy hipócrita en esto y juzgan a las prostitutas pero no al señor bien vestido que van a buscarlas para salir después a pasear con su encopetada esposa...
    Un beso.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  35. ABU, encantadisima de que pases a saludarme cuando sales a pasear a Juandrila, ya sabes que no solamente eres bienvenidísima, es que estas en tu casa: en tu casa, Abu
    Un besote enormísimo, como siempre

    ResponderEliminar
  36. SOÑADORA, mil gracias por tu comentario, corazón, sí, tienes razón, es una historia triste y dura, sobretodo por lo que tú dices, porque nadie es quien para juzgar a nadie, efectivamente.

    Un besote, ya sabes, de los supergordos

    ResponderEliminar
  37. DORA KU, muchísimas gracias por el comentario, de veras, más que muchísimas... sí doña, tienes toda la razón del mundo: ni son todos los que están ni están todos los que son. Efectivamente, hay quienes pasan por una intachable moralidad y luego todo es pura fachada, sólo eso, mera imagen, y otras, que podrían pasar por inmorales y resulta que tienen más integridad que sus acusadores, !cuantísima razón tienes!... ¿quien es nadie para juzgar?

    Un besote de esos supergordos llenísimos de cariño

    ResponderEliminar
  38. ZAYI, millonazo de gracias por el comentario mi reina, millonazo... ¿cómo no estar de acuerdo contigo?, así es hija, la sociedad siempre ha sido muy hipócrita en ésto, juzga a las prostitutas y no al señor trajeado que va a buscarlas, para salir después del servicio de paseo con su encopetada esposa... ¿quien es aquí el/la moral y el/la inmoral?

    Un besote, ya te podrás suponer que de esos bien gordísimos

    ResponderEliminar
  39. apm, niña candorosa con cuentos que descubren secretos de heroínas,de martíres,de un mundo que sólo está en un abrir y cerrar de ojos.

    ¿ que es la vida ?

    ¿ que es la moral ?

    anda,que los cuentos ,cuentos son, y a nadie dañas con escribirlos,y nosotros,con leerte.

    Disfruto mucho tus relatos,siento que cada día eres más ágil con la pluma,o con el teclado ???

    en fín que te puedo ver,casi escuchar,con sólo leerte.

    recibe un gran abrazo,y muchos besos desde México.

    ResponderEliminar
  40. Excelente texto y bonito blog,
    ha sido un placer pasar por
    tu casa,
    feliz semana
    un abrazo

    ResponderEliminar
  41. MARUCHA, muchísimas gracias por este comentario tan cariñoso tuyo, de veras, muchisimas gracias, encantada de que te haya gustado... y sí, tienes toda la razón ¿que es la moral?, y ¿quien es nadie para juzgar?

    Yo te mando a México también muchos besotes, por supuesto, de esos supergordos cargaditos de cariño.

    ResponderEliminar
  42. RMC, muchisimas gracias por el comentario, pero sabes, el placer ha sido mio al pasar por tu blog... !que bonito por dios! y !qué gozada el leerte!.
    Buen finde para tí también.

    Un besote, como aquí decimos en plan castizo, bien despachao, que evidentemente es, un besote bien gordo.

    ResponderEliminar
  43. No había podido leerlo hasta ahora. Tu vena literaria es muy buena. En el texto has sabido retratar, y lo más importante, transmitir lo que siente (soledad, repudio) la chica que simplemente sobrevive y quiere ser independiente. Todo eso desde el punto de vista más humano, ni soez ni escabroso y, también importante, sin hacer juicio de valores. Tan sólo el sentimiento.
    Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  44. MANEL, millonazo de gracias por el comentario... sí, efectivamente es un relato duro y humano, muy humano, prima eso, y ante todo exento de juicios de valor porque ¿quien es quien para juzgar a nadie?

    Un besote, por supuestisimo, de esos bien gordos

    ResponderEliminar